Recetas de cócteles, licores y bares locales

Andrew Zimmern sobre los mayores errores que cometen los turistas

Andrew Zimmern sobre los mayores errores que cometen los turistas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El presentador de televisión y experto en viajes tiene algunos consejos sobre dónde alojarse.

Zimmern presenta el mega éxito de Travel Channel 'Bizarre Foods'.

Andrew Zimmern es un hombre que sabe viajar. En su programa de televisión súper popular Alimentos extraños, demuestra su habilidad para cavar debajo de la superficie de cualquier ciudad y encontrar su corazón, a menudo a través de su comida. Zimmern está ayudando actualmente a promover una nueva aplicación llamada Botas callejeras que permite a las personas realizar, crear y compartir recorridos, por lo que le preguntamos sobre el mayor error que suelen cometer los turistas, y la respuesta no tiene nada que ver con la comida. “La mayoría de la gente simplemente se queda en el lugar equivocado”, nos dijo. “Buscan la mejor oferta al reservar un hotel y, en el proceso, pierden la perspectiva del problema más importante, que es la ubicación. Estás ahorrando dinero a corto plazo, pero terminas gastando más dinero a largo plazo porque estarás tomando un taxi a todas partes ".

Cuando Zimmern se queda en una ciudad, ya sea solo o con su Alimentos extraños equipo, mantiene esa filosofía en mente: “Elijo un hotel según el lugar que quiero explorar”, agregó. “Siempre le digo a la productora que tenemos que quedarnos en el corazón de la ciudad, porque el equipo necesita poder explorar. Incluso si eres un viajero de negocios, ¿no quieres estar en un lugar donde puedas caminar y realmente tener una idea de la ciudad? "

Stray Boots permite a las personas crear sus propios recorridos, que otros pueden comprar a través de su tableta o teléfono inteligente y realizarlos ellos mismos. "Es una aplicación muy divertida, del tipo 'Recorrelo, vívelo'", dijo. “Es genial ver cómo las personas que viven en un lugar pueden crear un recorrido para que lo haga otra persona. Un libro de visitas está fechado y, por lo general, lo crea alguien que ni siquiera vive allí. Puede utilizar un libro de visitas guiadas para museos, pero esto realmente permite que las personas que conocen mejor las ciudades le muestren los alrededores ".

Los recorridos pueden variar desde excursiones de un día hasta una tarde degustando las mejores hamburguesas del vecindario. Zimmern ha creado un recorrido culinario por su ciudad natal, Minneapolis, que se puede encontrar aquí.

“Me considero cívico y dije que sí a la construcción de esta gira de inmediato”, dijo. “Esto realmente se suma al discurso; si lo hace suficiente gente, puede hacer del mundo un lugar mejor ".


Estos son los tres consejos principales de Andrew Zimmern para ser un gran cocinero

Andrew Zimmern es uno de los chefs, restauradores y empresarios más consumados del país, por lo que cuando da consejos a los cocineros caseros, como lo hizo en la reciente Chat de cocina podcast, es aconsejable escucharlo.

Primero, algunos antecedentes sobre esta personalidad inspiradora: Zimmern comenzó su formación en restaurante a los 14 años (a través de Movimientos de Nueva York). Después de graduarse de Vassar College, consiguió trabajos en las cocinas de chefs y restauradores respetados como Anne Rosenzweig, Joachim Splichal y Thomas Keller (a través de Andrew Zimmern).

Si solo conoces a Zimmern solo por sus exitosos programas, incluidos Alimentos extraños y el Lista de Zimmern, es posible que no sepa que la destacada personalidad de la televisión pasó por un período muy oscuro en la década de 1980. Después de esto, reinició su carrera desde cero, tomando un trabajo de lavaplatos en Café Un Deux Trois en Minneapolis. Pronto, un decidido Zimmern ascendió a las filas de chef ejecutivo en el restaurante, que ganó reconocimiento nacional y varios premios.

Zimmern estableció una empresa multimedia, Food Works, y una empresa de desarrollo de venta minorista de alimentos para restaurantes, Passport Hospitality. Ha ganado los premios Emmy y James Beard y, además de sus propios programas, ha aparecido en Cocinero de hierro, Cortado, y Maestros de los mejores chefs (a través de IMDB). Si hay alguien que puede señalar cómo todos podemos ser mejores cocineros, es él.


20 deliciosos platos regionales en todo Estados Unidos

En su décimo año dando la vuelta al mundo para Travel Channel, Andrew Zimmern viaja por los Estados Unidos para encontrar las especialidades regionales menos conocidas y más queridas que Estados Unidos tiene para ofrecer para la última temporada de Alimentos extraños. Desde la barbacoa del sur de California hasta mollejas finlandesas en el medio oeste, prepárese para probar estos apetitosos platos locales.

Ceviche de halibut Pacific Coast Highway

Solomillo de California envejecido Santa Maria, Calif.

Halibut al horno Avila Beach, California

Fried Lingcod Morro Bay, California.

Barbacoa Santa Maria, Calif.

Pescado de roca entero frito Morro Bay, California

Salmón del río Columbia

Chuletas de cerdo Milledgeville, Ga.

Conocidas como la carne de cerdo de Kobe, estas chuletas de Mangalitsa criadas localmente se asan sobre una parrilla abierta en el restaurante Comfort Foods.

Filete de venado Eatonton, Georgia.

En esta ciudad de Georgia rica en historia de la Guerra Civil, Andrew disfruta de un plato de filete de venado de venado frito.

Conejo asado Milledgeville, Ga.

Las zanahorias, el apio y las cebollas se cocinan a la parrilla en manteca de cerdo pata de mula y se asan con conejo en este colorido platillo sureño de comida reconfortante.

Tres carnes y dos lados Macon, Ga.

Andrew tiene un bufé de comida para el alma para la cena: rabo de buey y salsa, cuellos de pavo, berza, macarrones con queso y pollo frito se sirven generosamente en el restaurante del Silly Lilly.

Caza salvaje y verdes Eatonton, Ga.

Hay algunas sorpresas reservadas para Andrew en este plato: albóndigas de jabalí, mapache y ardilla se sirven con judías verdes tradicionales y berza.

Cerdo ahumado Leesville, S.C.

Texas Brisket Atlanta, Georgia.

No es necesario ir al estado de la estrella solitaria para obtener la corteza perfecta de sal y pimienta y el sabor ahumado a fuego lento de esta pechuga tradicional; diríjase a Atlanta, donde el restaurante Fox Brothers ahuma lentamente la carne sobre madera de nogal para sacarla todo el sabor.

Lata de cerveza Turquía Greenville, S.C.

Mo & amp Joe's Barbecue conoce bien a sus clientes: para los aficionados locales, el plato más vendido que vale la pena esperar es la lata de cerveza ahumada de pavo, desmenuzada y servida en un panecillo suave.

Salsa Mostaza S.C.

En la década de 1700, los inmigrantes alemanes se establecieron en Carolina del Sur y trajeron condimentos como la mostaza. La salsa barbacoa de mostaza nació y se ha disfrutado en la picante barbacoa de Carolina del Sur desde entonces.

Pescado blanco ahumado Península de Keweenaw, Michigan.

En esta pintoresca península del lago Superior, el pescado blanco se puede encontrar, ahumar y servir fácilmente como especialidad local.

Península superior de Nisu finlandesa, Michigan.

Los inmigrantes finlandeses trajeron por primera vez esta molleja trenzada con fragancia de cardamomo a Michigan a fines del siglo XIX.

Juustoa Hancock, Mich.

En el norte de Michigan, puede encontrar una de las poblaciones finlandesas más grandes fuera de Finlandia, así como un montón de queso finlandés deliciosamente chirriante llamado juustoa.


¿Tienes curiosidad por saber a qué saben las cigarras? Las recetas de cigarras podrían ayudarte a averiguarlo

NUEVA YORK - Las cigarras están listas para infestar franjas enteras de patios traseros estadounidenses este verano. Quizás es hora de que invadan tu cocina.

Los enjambres de insectos de ojos rojos, que están resurgiendo después de 17 años bajo tierra, ofrecen una oportunidad para que los cocineros caseros cambien las tornas y los conviertan en bocadillos.

Llenas de proteínas, sin gluten, bajas en grasas y bajas en carbohidratos, las cigarras fueron utilizadas como fuente de alimento por los nativos americanos y todavía son consumidas por humanos en muchos países.

"Realmente tenemos que superar nuestra aversión a los insectos, que es muy fuerte y está profundamente arraigado en la mayoría de las personas de nuestra cultura", dijo David George Gordon, autor de "Eat-a-Bug Cookbook" y conocido como el Bug Chef.

"Podrías hacer salteados. Puedes mezclarlos en masa para hacer pan; hacer pan de plátano, digamos. Puedes rebozarlos y freírlos, que creo que sería mi forma favorita", dijo.

El grupo de este año se llama Brood X y se pueden ver en 15 estados del este, desde Indiana hasta Georgia y Nueva York. Su cacofónico canto de apareamiento puede ahogar el ruido de los chorros que pasan.

Trillones de cigarras están a punto de emerger de 15 estados del este de EE. UU. Los científicos dicen que Brood X (como en diez, no en la letra) es uno de los más grandes para estos insectos que aparecen solo una vez cada 17 años.

Cuando el suelo se calienta lo suficiente, las cigarras emergen del suelo, donde han estado chupando la humedad de las raíces de los árboles durante los últimos 13 o 17 años, según la especie. Se deshacen de sus exoesqueletos, se adhieren a las ramas, se aparean y ponen huevos antes de morir en unas seis semanas.

Al comer cigarras adultas, se recomienda arrancar las alas y las patas para reducir el crujido. Pero Gordon aconseja a los cocineros caseros que recolecten las cigarras cuando sean ninfas, antes de que su armadura se endurezca y mientras aún estén blandas y masticables, como cangrejos de caparazón blando.

Los mete en el congelador, una forma humana de matarlos. Una vez descongeladas, las cigarras pueden convertirse en un aderezo de pizza como tomates secos, o reemplazar los camarones en cualquier receta. Otros han seguido su ejemplo, incluido un libro de cocina de la Universidad de Maryland dedicado a la cigarra.

"La gente realmente no puede lidiar con la idea de mirar un insecto y comérselo. Por eso me gusta la masa tempura o algo que simplemente oculta las características de la ninfa", dijo Gordon. "Además, comeré cualquier cosa que esté frita. Tengo una receta en mi libro para una araña tarántula frita y son realmente buenas".

Gordon describe el sabor de las cigarras como similar al de los espárragos. El entomólogo de la Universidad de Maryland Mike Raupp va más allá: "Tienen una textura mantecosa, un delicioso sabor a nuez, probablemente de los taninos, de las raíces de los árboles de los que se alimentaban", dijo Raupp. "Y van a ser realmente buenos con un Merlot".

El libro de cocina Eat-a-Bug de Gordon salió en 1998 y fue recibido con hostilidad y bromas por parte de los presentadores de televisión nocturnos. "Pero, por supuesto, en los últimos 20 años, esto se está moviendo en la dirección de la normalización", dijo.

Gordon señaló el auge de la cultura gastronómica y los amantes de las emociones fuertes como el chef Andrew Zimmern, pero especialmente a un informe de 2013 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación como un punto de inflexión en el interés por los insectos comestibles. El informe estimó que al menos 2 mil millones de personas en todo el mundo practican la ingestión de insectos con regularidad, y que se han documentado docenas de especies como comestibles, incluidas las cigarras.

También declaró que los insectos comestibles son ricos en proteínas y grasas buenas, ricos en calcio, hierro y zinc, emiten menos gases de efecto invernadero que la mayoría del ganado y ocupan muy poco espacio de cultivo o agua.

"Ahora la gente se estaba tomando más en serio lo que había estado diciendo todo el tiempo", dijo Gordon. En Estados Unidos, "somos una especie de raros: el 80% de las culturas del mundo comen insectos, pero estamos en ese 20% que piensa que es una abominación".

La cantidad de alimentos producidos en masa que contienen insectos, desde barras de proteínas hasta papas fritas y salsa para pasta, ha aumentado. En partes de Asia, algunos insectos se venden en bolsas como cacahuetes salados o en tubos como papas fritas apiladas. Una empresa alemana elabora hamburguesas con gusanos de la harina.

"Son una opción mucho más saludable para el planeta", dijo la Dra. Jenna Jadin, bióloga evolutiva y ecóloga que ha trabajado como asesora de cambio climático para agencias de la ONU como la Organización para la Agricultura y la Alimentación. "Especialmente a la luz del hecho de que pronto tendremos que alimentar a 9 mil millones de personas".

Jadin observa con una sonrisa que una vez que la poderosa y costosa langosta se consideraba tan repulsiva en Occidente que se la daba a los prisioneros. "Las percepciones cambian", dijo.

Ella señala que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que alrededor del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo se deben a la agricultura animal.

Los comensales aventureros pueden comenzar con insectos en Newport Jerky Company, que tiene tiendas en Massachusetts y Rhode Island y una vibrante presencia en línea. Su sección de insectos incluye una bolsa de saltamontes por $ 9,99 o grillos cubiertos de chocolate por $ 6,99.

El copropietario Derek Medico dijo que vende un artículo, una bolsa mixta de saltamontes deshidratados, grillos topo, gusanos de seda, grillos y gusanos de sagú, a $ 9,99, miles de veces al año. "Creo que mucho de eso es solo la novedad", dijo.

Y no espera ver una demanda constante de insectos en el corto plazo.

"En otros países y otras culturas, eso es mucho más aceptado y mucho más normal", dijo. "Pero aquí, creo que va a tomar un tiempo".


Cómo la comida filipina se está convirtiendo en la próxima gran cocina estadounidense

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Noodles en LASA Foto: Cortesía de Claudia Mc Neilly

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Si le piden que nombre su plato favorito de la cocina japonesa, italiana, mexicana o india, puede que se le ocurra una gran cantidad de opciones. ¿Deberías elegir ramen o sushi? ¿Pizza o pasta? ¿Tacos o enchiladas? ¿Pollo a la mantequilla o paneer saag? Sin embargo, cuando se le pide que recuerde un plato preciado de Filipinas, es posible que se sienta perplejo al identificar un solo plato principal.

Han pasado cinco años desde que el escritor gastronómico Andrew Zimmern predijo que la cocina filipina se convertiría en "la próxima gran novedad". Sin embargo, el resto del mundo todavía no comprende en gran medida los sabores de Filipinas. Se sabe que los estilistas de alimentos colocan los palillos junto a los platos filipinos, asumiendo que la geografía del sudeste asiático del país significa que los palillos se utilizan como el principal vehículo de entrega de alimentos, cuando en realidad son tenedores y cucharas. Balut, o embrión de ave en desarrollo, se ha erigido como un sustituto perezoso de una cocina tan variada y matizada como sus 18 regiones.

A menudo llamada la cocina de fusión original, la comida filipina es un patrón intrincado de sabores españoles, occidentales, chinos, japoneses y de las islas del Pacífico que sirven como prueba viviente de la rica historia cultural del país. El adobo de pollo o cerdo utiliza el término en español adobo que significa "adobo" para empapar las carnes en una mezcla de salsa de soja y vinagre. Kare kare, o estofado de rabo de toro, deriva su nombre de "curry" como resultado de la herencia india profundamente arraigada del país. El célebre uso de Spam, frito para dorar patatas fritas en spamsilog o servido en sándwiches entre pan francés esponjoso cubierto con un huevo frito, sigue siendo un símbolo de la influencia estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero no se equivoque: el paladar de la comida filipina es completamente suyo, y depende de los ácidos y la dulzura quizás más que cualquier otra cocina. El exterior crujiente e indulgente del lechón, o cerdo entero asado en saliva, se aligera con una salsa de lechón hecha con vinagre, azúcar y una pizca de hígado. Los platos salados como la longganisa de cerdo (una salchicha hecha de carne de cerdo molida) y los espaguetis al estilo Jollibee (pasta untada con salsa de tomate y una pizca de azúcar) son más dulces de lo que cabría esperar. Es aquí donde los sabores no se mezclan, sino que se superponen entre sí, elevándolos en una adictiva sinfonía de picante, salado y dulce.

Aunque la cocina tiene mucha carne de cerdo, la abundancia natural de mariscos y frutas tropicales ha dado lugar a platos que son ligeros sin ser insípidos. Piense en ensaladas de mango y tomate terminadas con jugo agrio de calamansi y bagoong, una salsa de pescado fermentada rica en umami originaria de Filipinas. O tilapia sinigang, una sopa delicada para la que se escalfa el pescado blanco en caldo de tamarindo agrio junto con verduras frescas como espinacas de agua y bok choy.


Dentro de la cocina de Andrew Zimmern

STIR CRAZY | Andrew Zimmern en su casa en Edina, Minnesota.

SI USTED FUERA para juzgar "Bizarre Foods with Andrew Zimmern" de Travel Channel solo en sus promociones, uno pensaría que es simplemente un programa sobre comer insectos y cadáveres de tiburones en descomposición. Pero el incondicional de Travel Channel, de una hora de duración, no ha durado 10 años y ha dado a luz a múltiples escisiones: "Bizarre World", "Bizarre Foods America" ​​y el nuevo "Andrew Zimmern's Driven by Food", que se estrena el 16 de agosto, solo por el valor de impacto. Los programas tratan de explorar el mundo y comprender otras culturas a través de la comida.

Ver las recetas

El curioso y hambriento Sr. Zimmern conoce la comida por dentro y por fuera: antes de ser una estrella de televisión, fue un chef que abrió y dirigió una docena de restaurantes en la ciudad de Nueva York en la década de 1980. Ha sido abierto sobre sus luchas con la adicción y el alcoholismo en ese momento, y la intervención que lo ayudó a estar sobrio y cambiar su vida en Minnesota. Reconstruyó su carrera desde cero, comenzando como lavaplatos en un bistró francés en 1992 y llegando a ser chef ejecutivo en cuestión de meses.

Mientras que la vida de una celebridad de la comida lo mantiene en la carretera 250 días al año, en casa con su esposa, Rishia Zimmern, y su hijo de 11 años, Noah, en Edina, Minnesota, el Sr. Zimmern cocina y entretiene como un civil. “Creo que la gente se sorprende cuando viene a cenar a nuestra casa”, dijo. “Esperan alguna zarigüeya fermentada gigante en la mesa. De hecho, cocinamos más como lo hacía mi abuela en el Upper West Side de Nueva York ".

Algunos libros de cocina favoritos

La mejor característica de mi cocina es: la isla gigante en el medio. Es lo suficientemente grande como para cocinar con cinco o seis personas de pie o sentadas. Todo pasa en la cocina. La vida pasa en la cocina.

La herramienta de cocina sin la que no puedo vivir es: una tabla de cortar muy grande, porque me gusta poder apilar trozos de comida en diferentes lugares mientras me abro paso en un plato. Es una pieza gigante de madera dura recuperada de Minnesota de una empresa llamada Wood from the Hood.

Las cacerolas que alcanzo la mayoría son: un par de woks de hierro en los que me encanta cocinar, incluso comida occidental. Adoro mi rondeaus de cobre Mauviel: macetas grandes, planas y de lados rectos. El resto de mis cosas es All-Clad, su serie de cobre.

Su colección de cuchillos

Yo colecciono: cuchillos Probablemente tengo alrededor de 400 en mi casa: Mi Bob Kramer, algunas piezas artesanales italianas y escandinavas. Existe una empresa llamada Middleton que hace un trabajo impresionante con las cuchillas. Voy a los equipos de fabricación de espadas japoneses milenarios en Tokio. Compro cuatro o cinco cuchillos hechos a medida y trato de ocultarle la cuenta a mi esposa.

Los libros de cocina a los que recurro una y otra vez son: "Thai Food" de David Thompson y "Pok Pok" de Andy Ricker. Me considero lo suficientemente experto en cocina china que ya no miro recetas cuando quiero preparar platos en el canon chino. Pero soy menos experto en cocina tailandesa, y esos dos son a los que me encuentro recurriendo. Primavera y verano para mí, es la hora de la comida tailandesa.

El libro que más me influyó fue: "Teoría y práctica de la buena cocina" de James Beard. Es el primer libro que recomiendo a todos. "The Making of a Cook" de Madeleine Kamman, "La Methode" de Jacques Pépin y "The Way to Cook" de Julia Child también están en mi cocina.

Mi despensa está equipada con: 7,000 especias, ingredientes asiáticos y mexicanos. Cinco tipos diferentes de pasta de frijoles fermentados chinos, algunos de ellos de 50 años, que pasé de contrabando a Estados Unidos. Alcaparras silvestres en escabeche de Chipre. Tengo una tahina tostada del único fabricante de tahina tostada que queda en el mundo, comprada en el barrio musulmán de Jerusalén. Cuarenta tipos diferentes de sal de todo el mundo: Senegal, sur de la India, islas desconocidas en el norte de Japón.

Un desayuno típico es: una taza de café y un cigarrillo. Yo preparo el desayuno de la prostituta francesa.

Cuando entretengo, me gusta: haga una sopa caliente y manténgala junto a la puerta en una terrina con algún elemento calefactor debajo. Estoy hablando del invierno, por supuesto, que es brutal en Minnesota. Nada pone una sonrisa en el rostro de alguien como una taza de sopa. Es una excelente manera de saludar a los invitados. Una sopa de ostras o una sopa de langosta, a veces una crema de tomate, junto con tostadas de queso en una bandeja.

Los premios James Beard de Zimmern junto con las cintas que su hijo ha ganado.

Me gusta cuando los invitados a la cena traen: nada. Soy anticuado. [Epicúreo francés] Brillat-Savarin tenía su colección de aforismos sobre el entretenimiento. Mi favorito dice que mientras están en tu casa, eres responsable de la felicidad de tus invitados. Me lo tomo en serio.

La sabiduría de cocina más importante que he recibido fue: cocina algo nuevo todos los días. Mi padre me dijo esto. Comete muchos errores al cocinar algo nuevo y aprende más cocinando algo de la manera incorrecta que cocinando algo de la manera correcta.

La comida más subestimada es: manteca. Un empate por subestimado se convertiría en grasa animal. La gente ha dejado de cocinar con manteca de cerdo y grasa de pollo, o schmaltz. Cocino mucho con los dos. Incluso recojo la grasa de res de un asado. Imparte un gran sabor.

Un alimento que podría tener felizmente todos los días de mi vida es: mejillones. Es un plato barómetro. Puedo contarlo todo sobre un restaurante a través de sus mejillones. Tienes que trabajar muy duro para mantenerlos perfectos. Y me encanta comerlos.

Si no estoy en la cocina, me encontrarás: en el dormitorio. La vida pasa en la cocina, pero la diversión pasa en el dormitorio. Puedes citarme sobre eso.

& mdashEditado de una entrevista de Kevin Sintumuang

& mdashCorrección y ampliaciones: el nombre de la esposa de Andrew Zimmern es Rishia Zimmern. Una versión anterior de este artículo declaró incorrectamente su nombre como Rishia Haas.

Más en comer y beber

  • ¿Sin gluten, lácteos o azúcar refinada? En estas recetas, no te las pierdas 13 de mayo de 2021
  • La mejor manera de cocinar espárragos y otros consejos de un profesional de recetas vegetarianas 8 de abril de 2021
  • Una receta preparada para la Pascua de la ‘Modern Mensch’ de Tiktok el 18 de marzo de 2021
  • Cómo un gran chef de París cocina en casa 15 de octubre de 2020
  • Beirut: El papel de los alimentos después de la explosión 11 de septiembre de 2020

Copyright © 2020 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8


Andrew Zimmern dice que las tendencias alimentarias no importan porque el planeta se está muriendo

Andrew Zimmern no tiene el lujo de sucumbir al desfase horario. Puede que le tome 40 horas llegar a un concierto, pero estará listo para la cámara cuando llegue, sin preguntas. & # x201C La gente dice, & # x2018¿Cómo diablos puedes hacer eso? & # x2019 & # x201D dice Zimmern. & # x201CI & aposm me gusta, bueno, es muy fácil. I & aposm en el delta del Okavango en Botswana. Si puedes & apostar que se levante por eso, algo anda mal contigo. & # X201D

El presentador de televisión, chef, escritor y maestro cuatro veces ganador del premio James Beard confía en su entusiasmo, no en estimulantes, para sacarlo de la cama cuando está de viaje. & # x201CI me obligo a mirar el reloj en cualquier lugar en el que aterrice, & # x201D dice Zimmern, cuyo programa Travel Channel Alimentos extraños regresó para su decimotercera temporada este verano. & # x201C Como mucho, tengo un medio día o un día incómodo antes de que mi cuerpo se restablezca. Yo & aposmo comprometido con el llamamiento superior. & # X201D Para él, ese llamamiento superior es la oportunidad de contar historias que de otra manera no se habrían escuchado de los rincones más lejanos del mundo. & # x201C El espectáculo tiene que continuar, & # x201D, dice. & # x201C Hay errores en corregir. Creo firmemente que esto no es un trabajo para mí, esto es una misión, & # x201D, dice. Tuve la oportunidad de hablar con el anfitrión famoso y viajero frecuente sobre el desayuno, las listas de los mejores restaurantes y el futuro de la comida.

Extra Crispy: Entonces, ¿en qué parte del mundo estás?
Andrew Zimmern: I & aposm en Memphis, Tennessee. Estamos haciendo un episodio de La lista de Zimmern aquí.

Estoy seguro de que has estado muchas veces antes, pero ¿hay algo nuevo que te llame la atención?
Creo que lo mismo podría ser cierto en muchas ciudades del país: la comida, el renacimiento de los restaurantes aquí es simplemente espectacular de ver. Vengo a Memphis por los sucios clásicos del sur. Si no se fríe, se asa a la parrilla o se mete en un bollo, no se lo puede perder.

Hay tantos restaurantes increíbles. Ciertamente no es nuevo, pero anoche cené en el restaurante Hog & amp Hominy, Andrew Ticer y Michael Hudman & aposs, y la cocina fue brillante. Los platos que comí anoche, si estuvieran en un restaurante de San Francisco, Nueva York, Los Ángeles o Chicago, tendrían estrellas Michelin. I & aposm me quedé atónito ante la delicadeza, la cocina inteligente y la consideración. Absolutamente mantuvo mi mente alucinada.

Me estoy dando hambre. En cuanto a las estrellas Michelin, ¿cómo se siente con respecto a las calificaciones Michelin y la lista de San Pellegrino & aposs? ¿Siente que ese tipo de elogios y listas son importantes y útiles, o están desactualizados?
Las listas son realmente geniales para las personas cuyos nombres están en ellas y son realmente una mierda para las personas que no las tienen. Podría decirse que mencionó las dos listas más importantes de la buena mesa, y no estoy seguro de que la buena mesa sea algo a lo que más de un puñado de personas en todo el mundo preste atención. Transmití el San Pellegrino 50 en mi teléfono en la parte trasera de un automóvil, en un viaje, y programé mi viaje a propósito para poder ver quién está clasificado y dónde. Conozco a muchos chefs. Creo que la gran mayoría de la gente no se preocupa & # x2014 & # x2014 por & # x2014; es un problema número uno. Por un lado, no entiendo de qué se trata toda la arenga, por otro lado, aposmo realmente entiendo de qué se trata toda la arenga.

Primero, miras la gran mayoría de restaurantes en San Pellegrino 100, por ejemplo, o la gran cantidad de restaurantes que han recibido estrellas Michelin, e ignoran un volumen tan grande de la escena culinaria mundial, que es impactante para me. El sur de Asia, África e incluso con tanta representación sudamericana como hay, se ignora mucho. Yo y aposmo realmente me sorprendió. Como alguien que ha tenido la oportunidad de comer en más de la mitad de San Pellegrino 100 y alguien que come regularmente en restaurantes con estrellas Michelin & # x2014 y lo hago porque me encanta ver qué hacen los mejores chefs del mundo con los ingredientes y la comida & # x2014it & # x2019s es solo la punta de lanza de lo que es y puede ser la comida.

En segundo lugar, se convierte en una cuestión de que, si vas a empezar a hablar sobre el mundo y eres el mejor, creo que tienes que empezar a hacer el esfuerzo de ampliar tu alcance, porque dejando a miles y miles de consideraciones que puedo decirte personalmente igual o mejor que muchos de ellos es confuso para la gente. Lo que es extremadamente doloroso es la forma en que la etnicidad, el etnocentrismo y el sexismo se manifiestan en esos espacios. No tienes que mirar muy de cerca para ver que es un club de viejos chicos blancos.

Ahora, sé que eso es una perorata muy familiar en estos días, y yo soy el problema del mundo. Soy un anciano blanco que se gana la vida. E incluso yo me siento ofendido y confundido porque puedo y apuesto a entender por qué estas instituciones continúan perpetuando el problema.

¿Qué crees que tiene que pasar?
Las organizaciones deben reunirse con su junta directiva y decir: & # x201C ¿Qué queremos ser? & # X201D Porque cada año & aposre seguirán siendo cada vez menos relevantes. No creo que las estrellas Michelin ya sean relevantes en absoluto. Tienes un teléfono móvil. ¿Quién mira una Michelin? Yo soy el cliente de Michelin Guy. Tengo dinero, viajo por todo el mundo, y realmente lo digo con la mayor naturalidad posible, puedo permitirme comer en esos lugares. Tengo guías Michelin, todas. Cuando se publicaban, solía enviarlos a mi oficina todo el tiempo y solía saltar al escritorio de mi asistente cuando los veía porque me ayudaría a planificar las cosas y calcular los viajes. Ahora uso mi teléfono, las redes sociales y los amigos. Puede acceder a escritores gastronómicos, chefs, cocineros de línea y publicaciones locales en tres minutos en Twitter para examinar las cinco mejores experiencias gastronómicas en cualquier ciudad o pueblo del mundo.

Me encantaría tener al director de World & # x2019s 50 Best frente a mí durante veinte minutos y señalarle la dirección de cómo hacer que las listas patrocinadas sean realmente relevantes. Y sé que sigo sonando como un idiota cada vez más grande cuando digo cosas como esta, pero no hay muchas personas que estén bien preparadas para criticar cómo se hace esa lista, y creo que yo aposmo a uno de ellos. La razón por la que hago y digo eso es porque estoy viajando por todo el mundo comiendo en estos lugares. Así que no hay forma de que nadie en la Tierra pueda decirme que Badjao Seafront Restaurant en Filipinas no es uno de los mejores cien restaurantes del mundo. Lo compararé con cualquier experiencia gastronómica en el planeta Tierra. Debería crear mi propia lista a la que la gente debería ir & # x2014oh espera, yo hago eso.

Hablando de eso, tienes una nueva temporada de Alimentos extraños fuera. ¿Cuál era tu forma de pensar de cara a la nueva temporada?
Siempre entro en ello con una nueva actitud. Creo que hemos encontrado una forma divertida de estructurar estos viajes explorando las raíces históricas y los personajes. Hicimos eso el año pasado. Este año quería elevarlo a un nivel superior en la relevancia para nuestro clima global actual, social, antropológica, cultural y cívicamente. Creo que lo logramos, ya sea que hablemos del excepcionalismo estadounidense y el Pony Express, o de lo que significa ser libre e independiente en el episodio de la otra noche y aposs Scotland y en los próximos episodios. Estamos en España en el Camino de Santiago, la romería para ver la tumba de Santiago. Fue solo una oportunidad para hablar sobre la espiritualidad y los sistemas de creencias en el contexto de la cultura y la comida en el camino.

Pudimos mostrar en nuestro espectáculo de Battle of the Bulge no solo la importancia de Estados Unidos y una lucha de los fósiles para defender la libertad global, sino también nuestra posición caída en el mundo de hoy. En nuestro programa de Underground Railroad podemos hablar sobre la raza en Estados Unidos, lo cual creo que es una discusión que debemos tener. Creo que es solo porque cuando la gente dice: "Bueno, simplemente haces un programa de comida de viaje". Cíñete a la comida "que ignora el propósito mayor de nuestra razón de estar en el planeta Tierra, que es amarnos unos a otros y hacer de nuestro hogar global un lugar mejor. Esa parece ser la lección 101 de educación cívica global, por lo que tratar de contribuir a esa conversación es mi objetivo número uno.

¿Cuáles son algunos de tus desayunos favoritos en todo el mundo?
Mis desayunos favoritos en el mundo están en Japón y China. No me gustan los panqueques y los waffles. Los desayunos americanos no son saludables para ti. El Grand Slam de Denny & aposs es el ejemplo perfecto de cómo se supone que no debes comer. Yo soy un comedor de lotos. Como por placer, así que algún tipo de muesli o tazón de acai, algunos de ellos son absolutamente espantosos. Yo & aposve siempre comía lo que llamo la cena para el desayuno, y cuando viajé por primera vez a Asia cuando tenía veinte años, mi mandíbula estaba en el suelo. Yo estaba como, Oh, Dios. ¿Pescado a la plancha, encurtidos, sopa, sopa de arroz? En China, repollo estofado y verduras con un poco de avena de arroz y algunas cosas maravillosas es un desayuno tan maravilloso como puedo imaginar. El desayuno japonés es realmente excepcional para mí. Verduras, encurtidos, un poco de arroz, un poco de sopa, un pequeño trozo de pescado a la parrilla & # x2014 Me siento genial.

Lo diré cuando estuve en Escocia y tomé un buen desayuno escocés todas las mañanas. Olvidé lo mucho que amaba los champiñones a la parrilla y los tomates asados ​​con buenos huevos frescos de granja y muchas tostadas con mantequilla. Quiero decir, ¿hay algo mejor? Creo que el desayuno en todo el mundo es algo fascinante de ver & # x2014 y yo & aposmo no tratando de ser el estereotipo tonto de mí mismo, sino incluso cuando aposmo en situaciones tribales y tú & apostas comiendo sobras de estofado de la noche anterior calentado sobre el fuego en una especie de ollas, te sientes como si fueras parte de la historia de la comida porque así es como la gente lo ha estado haciendo durante miles de años. Incluso cuando estoy en Asia Central o en ciertos países africanos donde se echan a perder su propia leche y esencialmente hacen diferentes tipos de yogur, más espeso o más diluido, a veces, solo una leche agria y espesa, he encontrado una gran afición por ella.

¿Cómo crees que cambiará la comida en el futuro? In the next thirty years, what do you think are going to be some of the bigger changes we&aposll see?
Sadly, I think we&aposve been taking care of the wrong person, culturally, in America. We have spent so much time talking about diet and exercise and ways to live longer and healthier and happier for each individual, and I think that&aposs very much an American cultural totem. What can I do for me? That&aposs been something that, not just in our home life, we&aposve been doing in other parts of our lives as well. The bigger question, and what we should have been dealing with for the last thirty years, and what we need to be dealing with for next thirty years, is how do take care of our global body?

I can sit here and talk to you about food trends coming from some other place that will be the next hot thing, but it&aposs not gonna matter when you can&apost grow corn in Iowa. It&aposs not gonna matter when there are no more cows. When there&aposs an orange blight in Florida that is inevitably gonna happen and wipe out that crop. When the cabbages and bananas go away. All you have to do is look at the harvesting schedules of grapes around the world to see that crush dates are happening earlier and earlier and earlier.

Our global ecological health, when you start talking about thirty, forty years out, is going to impact our food lives more than any other trend, and unless we address our unhealthy planet, we&aposre not going to have a choice when it comes to fish. We&aposre not gonna have a choice when it comes to chicken and beef and lamb. We&aposre not gonna have a choice when it comes to vegetables and fruits, and we&aposre going to be taking half of our meals a week in a nutritional supplement that we dissolve in water.

I hope that we start thinking about our global body.
Sí. I&aposve laid my eyes on it. I see the corollary to that is that eating well in our country is a class issue. So you throw those two things together: People who can afford a $100 hamburger are going to have one, and everyone else isn&apost. I wish I had better news on that front, but between all the work that I do away from the camera, at conferences, on Capitol Hill, educating myself, talking to experts and leaders around the world, and laying my eyes on things around the world, the biggest trend in the next, let&aposs call it, quarter- to half-century is going to be impacted by the carelessness with which we are taking care of our planet.


Rigatoni with Asparagus-Pistachio Pesto

Andrew Zimmern&rsquos Kitchen AdventuresWhen I moved to Minnesota in the 1990s, I was in treatment for chemical dependency and alcoholism. After six months, I got out and eventually found a job washing dishes and busing tables at a French restaurant in the Twin Cities called Café Un Deux Trois. It was two weeks old and already coming off the rails. Packed to the gills, it was the biggest thing to hit Minnesota since sliced bread. Literalmente. The owners would fly in from New York and swear at the customers (not very Minnesota Nice!), and the kitchen was run by an earnest and talented young chef hot off a few years spent in NYC cooking with David Bouley. One day a line cook called in sick, and since I had been watching his station for a few days from the vantage point of the dish room and the busers&rsquo station, I thought I could put out his food. I did, got a job as a line cook immediately and within a few weeks was asked by the owners to take over the kitchen. I brought in my own team then Michael, the restaurant manager, bought out the NYC crew (thanks Georges, Gerard and Billy!) and for the next five years, we had a huge hit on our hands. It was restaurant heaven. The only dish that survived the first menu changeover was this amazing asparagus pasta, which the old chef swore he got from Bouley. While that may or may not be true, if it&rsquos not Bouley&rsquos, it should have been&mdashit&rsquos that delicious.&mdashAndrew Zimmern


Andrew Zimmern On Rallying The Power Of Independent Restaurants

Uniting hundreds of thousands of restaurants to defend millions of jobs.

By Andrew Zimmern as told to Jake Emen

Andrew Zimmern began his career in food working as a cook in restaurants in New York, eventually finding his way to acclaim as a chef in Minneapolis. Since then he has created and hosted a number of TV shows, including Bizarre Foods and What’s Eating America among others. He is a founding member of the Independent Restaurant Coalition, an organization dedicated to lobbying on behalf of the industry and fighting for its survival.

The Independent Restaurant Coalition is about three months old, and we’ve grown to an entity that has given voice to a trillion-dollar industry with over 11 million employees. From an industry that had no voice, and no seat at the table, we’re a force to be reckoned with on the policy side of our governmental efforts.

We had three members with the largest representation at the White House meeting in May with the President. Representative Earl Blumenauer also put forth his Restaurant Act, which is advocating for our position paper that we put out in April to the House and the Senate. Our proposal, available on SaveRestaurants.com, was for the Restaurant Stabilization Act. It would take the Paycheck Protection Program—an eight-week band-aid for an 18-month problem—and actually create a triage system with the stabilization fund sufficient to match that 18-month problem.

In May, House Speaker Nancy Pelosi assured Representative Dean Philips of Minnesota and Representative Chip Roy, Republican of Texas, that she would put a vote on the floor for the part of the CARES Act to deal with payroll protection and other issues that the IRC has been fighting for. So we are just thrilled. Our message is growing, our membership is climbing, our influence is growing, and while there have been public faces of our group, it has been a grassroots effort that has included every single member of our coalition.

It reminds me that food people are just the best doers in the game. They put their heads down, and it’s like attacking a prep list on a busy Friday afternoon in the restaurant, after a monster lunch and you have a lot of work to do that night. We divided into teams—comms and public policy and grassroots and outreach—and we’ve been so effective because everyone has been contributing. It’s just absolutely incredible.

Our group is not left or right, or red or blue—it’s about moving forward. And the biggest takeaway so far is how massive our industry is, and how underrepresented it’s been despite its size. It’s just mind-boggling. The primary industry alone, if you just look at independent restaurants, it’s 11 to 12 million employees, and a trillion dollars. Restaurants, if you just go one step broader, is 15 million employees.

There are 650,000 independent restaurants, and we are a very special industry in several ways. Ninety-five percent of the money that comes into us goes out of us. So we’re more beneficial to the economy than any other business. What we make, we spend.

Look where we spend it—on our payroll. We’re the number-one employer of single moms, the number-one employer of returning citizens, coming out of jails and institutions, we’re the number one or number two employer of immigrants—I think it depends on what decade you’re looking at, but it’s us and agriculture. And even if we’re number two, and number one is agriculture, we’re the number-one resource for first-time job seekers, for last-time job seekers—people who are looking for part-time work who are retired. And what we spend our money on in that supply chain, all of those farmers and winemakers and butchers and dairies. The industries that we support with our dollars are staggering. Add that into where we sit in terms of tourism and what we represent, in terms of culture, it is incredibly powerful.

This is why the IRC is getting support from so many corporate partners. In the coming days, look for some big Fortune 100 companies that you wouldn’t think of being related to independent restaurants, per se, but are adjacent to us, and linking arms in this fight because we interact with their industries so well. Everything from rental cars to credit cards to airline tickets to travel agencies, and that’s just on the tourism side. It’s a massive, massively powerful group.

At the end of the day, this is about saving businesses, and saving businesses means saving jobs. When you have, what’s the latest total, about 21 million unemployed? That number is going to go up, it’ll come back down, and then it’s going to go up again because we’re not going to have a vaccine. We’re not going to have a cure, we’re not going to have anything that restores public confidence anytime soon. So it’s going to get worse.

The largest numbers on that unemployment monthly total have come from our sector. So if we can put 11 to 15 million people back to work? That is a big chunk. Independent restaurants alone are 4 percent of our GDP. This is a big economic fixit. And it is something that I’m praying does not become a political football for people to take advantage of.

This is about helping America get back on its feet because what’s good for the independent restaurant industry is good not only for our big cities, but most importantly, our small towns. Small towns may only have a handful of independent restaurants, but it’s the taxes from that independent restaurant base, and those bars and those other food-adjacent operations—they’re the ones who keep the schools open, and the roads paved, and the snow cleared, and whatever else that the municipality has to afford. Yes, they get state money. Yes, they get federal money, like any other city. But the dollars that keep the lights on—the biggest tax contributors—are independent restaurants. If you have to spend money somewhere, do it in independent restaurants, because I don’t think that anything is healthier for America right now than supporting those people.

I think this is going to impact us more than the 1918 flu, more than World War I or II. I think this is going to wind up being a bigger hinge event for us, in terms of how it fundamentally changes America. It’s a hinge event that we have not seen the likes of nationally since the Civil War. The other issue is that we have a chance to rebuild our food system in America. Not just our restaurant system—our whole food system. So if we don’t take this opportunity to fix the systemic problems that are buried inside of it, the things that were problematic even before COVID-19—if we don’t fix those now, we are really missing that opportunity. In fact, it’s the definition of insanity—doing the same thing over and over again and expecting different results. And that is how we treat the people in our food system.

There is a sexist and gender discrimination element to all of this. There is a racist element too. This touches on immigration issues that have been kicked down the road by five administrations, Republican and Democrat, and we are paying the price for that right now. A great example is in our farm system and our meat plants. You know, there’s no “B” squad—there’s no one on the bench trained and ready to step in to start cutting meat in a factory with hog carcasses flying by you, 30 per minute. We don’t have that. And part of that has to do with our visa system, our immigration system, who we choose to have work, and how we treat them. We’ve abused food workers and farmers in America since our country was founded.

I think our relationship with food here is different. And I think we look away from the things we don’t want to see in America. We can’t make this mistake with our food system. We have to look this in the eye, we have to name the problem, and we have to go and fix this.

Farm workers deserve more money, a better workplace, and paid sick leave, just like everyone else does. And we have to radically alter the economy of our country to take care of our workers because it is always people first. If you don’t, you sometimes get away with it short-term, but then something like this pandemic comes along and spotlights the first place the system cracks.

There’s food issues underneath everything. After 58 years on this planet, I think food is actually a bigger responsibility than some of the other cabinet-level positions. So I advocate for a Food Secretary. You have this massive, massive thing that’s called a Farm Bill, but it’s really a food bill. The biggest piece of it is $750 billion in assistance programs. Let’s put that under a secretary so that the person responsible for doling out that money isn’t also the one who could be caught up in the problems of deciding who grows our food. Let’s get someone in food on our National Security Council. Let’s take hunger, and food waste, and other issues revolving around food, and put it on that same plate as our government-assistance programs relating to it, and put it all on the Food Secretary’s job description. I think it is long overdue for us to have a cabinet-level position. All you have to do is look at this pandemic.

Why aren’t we discussing food during our election cycle? Look at our school lunch program. That should be taken out of the Department of Education. We need a national school lunch program. Why is it that everything in our public schools is paid for—sufficient to educate that child, from transportation, to teacher’s salaries, to books—except food? Yet, we know that kids who are fed a proper diet, kids who are given the right type of food at the right time of day, actually do better in the classroom. They have better outcomes. It is a staggering group of statistics. I think what Dan Giusti and his group Brigaid did, leaving the best job in the food world, as the chef at Noma, to start a nonprofit? To assist in figuring out a real national school program? He’s one of my heroes. We solve the school lunch program, and you unlock a future for America that’s brighter than anything you can imagine.

Get involved and spread the message about independent restaurants. Most people cannot afford to give dollars. If you can afford to give dollars, go to SaveRestaurants.com and contribute. Go to your food banks and make a donation. The ones right in your own communities. Gotta grow where you’re planted, right? Support the change makers, you know, like Food Policy Action and Environmental Working Group and No Kid Hungry, and there’s so many great groups out there. Support them.

But more important maybe than your dollars is spreading the message with everyone on your email list. If we get national awareness of these issues, then we can get everyone to vote their conscience this November. These are the issues we need to talk about as we head into this election year. They are as important as any other issue that’s out there.


Flan: 8 Essential Recipes

Richer and more concentrated than English-style custard, flan is the quintessential Latin American fine dessert. To get the texture right, many recipes call for sweetened condensed and/or evaporated milk, and a starting off by making a rich, reddish, amber caramel is non-negotiable. Still, flan is a living, changing thing, a truth reflected in the breadth and variety of these 8 recipes.

1. Coconut Flan

Coconut milk blends with sweetened condensed milk and a touch of rum to form the basis of this cool, refreshing, and beautifully rich end to a complex and spicy meal. In classic crème caramel fashion, a wonderfully deep and amber caramel turns into a sauce and topping, all in one, when the finished flan is turned out. Get our Coconut Flan recipe.

2. Pumpkin Pie Flans

A recipe for individual flans that combines what’s delicious about flan (that is, the rich, semi-fluid amber caramel topping) and what’s best about pumpkin pie (hint: it’s the spices). This is a dessert that ends a holiday meal without heavy pastry, while still feeling celebratory. Get our Pumpkin Pie Flans recipe.

3. Burnt Sugar Flan

Whole milk, sugar, eggs, egg yolks, and vanilla—that’s all this classic flan (a.k.a. crème caramel) calls for. The thing that makes it succeed is all in the technique: getting the proper caramel on the sugar that turns into the topping and sauce, and not overcooking, to keep the custard’s texture smooth and nongrainy. Get Herbivoracious’ Burnt Sugar Flan recipe.

4. Coffee Flan

Coffee is the secret ingredient in the caramel for this luscious home-style flan, made with condensed milk. Be patient, says, blogger Violet Tran. Good flan takes patience and experience to get just right. Get Violettran91’s Coffee Flan recipe.

5. Dulce de Leche Flan

This unusually deep-tasting flan starts out in the usual way, by lining the pan with a beautiful amber caramel. How it gets extra-delicious is by combining dulce de leche with condensed milk for the body of the custard. Get Food52’s Dulce de Leche Flan recipe.

6. Choco Flan

Here’s a three-layer Latin American–style flan. There’s a chocolate cake batter on the bottom, a standard flan custard in the middle, and a delicious cajeta or dulce de leche layer on top. Here’s where flan can be the guest of honor at a birthday or other partt. Get House2House’s Choco Flan recipe.

7. Almond Flan

Almonds are blended for two minutes with both evaporated and sweetened condensed milk in this evocative and subtly perfumed flan with a Spanish aura. Cutting it into squares for serving is an unusual idea that gets attention! Get Ceja Vineyards’ Almond Flan recipe.

8. Flan with Caramel and Orange

“My Spanish food mentor from decades ago,” writes Andrew Zimmern, “cookbook author Penelope Casas, inspired me with a flan recipe she used to cook. The orange is a classic Iberian Peninsula flavoring addition (no surprise here), but resting the flan out of the water after cooking is key.” Get Andrew Zimmern’s Flan with Caramel and Orange recipe.


Ver el vídeo: WEBISODE Andrew Zimmerns Journy to Taiwan (Mayo 2022).