Recetas de cócteles, licores y bares locales

Elimina la basura con estas delicias de barbacoa que aún tienen mucho pop

Elimina la basura con estas delicias de barbacoa que aún tienen mucho pop


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Esos alimentos básicos de la barbacoa de verano (bollos, papas fritas, alcohol y hamburguesas) no tienen por qué hacer que se sienta lleno e hinchado. Aquí hay algunas formas de agregar ofrendas saludables a la mesa mientras se mantienen festivas las reuniones en el patio trasero.

Bollos más delgados y saludables

Los delgados bollos para sándwich finos multicereales One Bun de Ozery Bakery son una opción más nutritiva que los bollos de hamburguesa blancos normales, con ingredientes como semillas de lino trituradas, trigo partido, harina de mijo y semillas de girasol. A pesar de sus dimensiones más delgadas, son capaces de sostener una empanada con todos los adornos.

"Tomamos los ingredientes integrales que amamos y trabajamos con un perfil de sabor que es una combinación de sabor y salud", dijo Guy Ozery, copropietario de Ozery Bakery, con sede en Toronto. "Y las rodajas finas hacen lo que sea que esté entre la estrella".

Info: $ 3.99 en Sprouts Farmers Market, Whole Foods Market, ozerybakery.com

Hamburguesas veganas que tienen un gran impacto

Para el vegano / vegetariano en la fiesta de su patio trasero: Qrunch Organics hace una hamburguesa de quinua y mijo con cebolla, brócoli, espinacas y zanahorias que también es libre de gluten. Heather Collins, directora de marketing y comunicaciones de la compañía con sede en Denver, dijo que las hamburguesas son "un lienzo en blanco ... agregue su aderezo favorito (para) un producto a base de plantas que es fácil de hacer".

Tírelo a la parrilla como cualquier otra cosa, o póngalo en el horno. La hamburguesa Qrunch viene en los sabores Original, Spicy Italian, Green Chili y Saucy Buffalo-Style, con 100 a 140 calorías por hamburguesa.

Info: $ 4.99 por caja de cuatro, en Sprouts Farmers Markets, Whole Foods Market y Gelson's, qrunchfoods.com


13 cambios simples que conducen a una gran pérdida de peso

Como la pelusa en un suéter negro, los alimentos y bocadillos no saludables pueden acumularse en su hogar sin que usted se dé cuenta.

Pastel de la venta de pasteles de la iglesia, palomitas de maíz con caramelo de los Boy Scouts, un rollo de kraut de cerdo de mamá. Y antes de que te des cuenta, te lo estás metiendo en la boca. Empiece la semana laboral de nuevo tomándose unos minutos para deshacerse de la basura de su cocina y sacar los stroopwafels de la aerolínea de su maletín.

& # 8220Es & # 8217 sorprendente la cantidad de comida que puede entrar, & # 8221 Hassink dijo. Si no tienes el corazón para tirar el plato estrella de mamá, simplemente divídelo en porciones más pequeñas para congelar y recalentar más tarde. Y no compre bolsas para perros en los restaurantes, a menos que sean realmente para su perro. Matt Rourke Mostrar más Mostrar menos

2 de 20 2. Reduzca sus redes sociales & # 8220feed. & # 8221

Facebook también podría estar llenándote insidiosamente. Si ciertos amigos y familiares comparten constantemente videos de comida y recetas deliciosas, sus publicaciones podrían estar engordando su espacio.

& # 8220¿Cuánto tiempo pasas en esas publicaciones? Fíjate si tienes hambre con solo mirarlos, & # 8221 Hassink dijo.

Si es así, escóndase, posponga o deje de seguir a los peores infractores. Del mismo modo, intercambie todas esas cervecerías artesanales y lugares de barbacoa que sigue por sitios que brinden un refuerzo positivo, como cuentas de alimentación saludable.

4 de 20 3. Modifique su lista de compras.

Una creencia común es que comer sano cuesta mucho. No es cierto, dice el Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Las investigaciones muestran que las dietas más saludables & # 8212 ricas en frutas, verduras, pescado y nueces & # 8212 cuestan sólo $ 1,56 más por día (eso & # 8217s $ 10,92 por semana) que las dietas menos saludables & # 8212 alimentos procesados ​​y carnes, refinados granos.

De hecho, abastecer su mundo con opciones nutritivas no tiene por qué costar nada más. Cambie los 10 dólares que está gastando actualmente en embutidos, pan y papas fritas por una libra de fresas frescas ($ 3.99), un aguacate ($ 1.50), una bolsa de lechuga romana ($ 2.60) y dos envases individuales de yogur griego ($ 1 cada).

Drewnowski llama a esto una & # 8220 intervención económica & # 8221, un gasto consciente de $ 1,56 al día en alimentos saludables en lugar de engordar y llenos de carbohidratos que dará sus frutos con una pérdida de peso gradual. Mostrar más Mostrar menos

4. Declare la guerra a una comida chatarra cada mes.

5. Cuando viaje, reserve una habitación en una parte de la ciudad amigable para los peatones.

Ya sea que esté de viaje por negocios o vacaciones, podrá hacer más ejercicio y quemará más calorías si omite el alquiler del automóvil y se hospeda en un hotel o Airbnb en el centro de la ciudad, donde puede caminar con seguridad a todas partes.

6. Llame a la mesa de ayuda del hotel.

7. ¿Alquilar un coche? Vaya compacto.

8. Nunca deje que su frigorífico se vacíe.

9. Cambie su viaje diario.

Si a menudo sucumbe a la tentación y se detiene para, por ejemplo, un Grande Caffè Mocha en Starbucks de camino al trabajo, considere cambiar su ruta. Esa bebida, incluso cuando se hace con leche al 2%, tiene 360 ​​calorías, 15 gramos de grasa, 44 gramos de carbohidratos y 35 gramos de azúcar.

Agregue un muffin de arándanos y habrá convertido el desayuno en una bomba intestinal. Mantener su kriptonita fuera de la vista hará que sea menos conveniente detenerse y disfrutar allí.

Yi-Chin Lee, fotógrafo de Houston Chronicle / Staff Mostrar más Mostrar menos

10. Asegúrese de estar seguro en este momento peligroso.

Específicamente, la hora o dos después de que termine el trabajo y antes de que comience la cena es un punto débil para muchos, dijo Simon. Asegúrese de que no está cerca de una hora feliz con aperitivos gratis o un puesto de helados con un drive-thru durante estos horarios. Guarde su barra de proteína favorita en su automóvil o bolso en caso de emergencia.

11. Control paterno usted mismo.

12. Busque un restaurante & # 8220safety & # 8221.

13. Maneja el alijo de dulces.

Para evitar robar canastas de Pascua o golosinas de Halloween, compre dulces solo un día antes de las vacaciones. Compre solo la cantidad necesaria y luego elimine inmediatamente las sobras. Cuanto menos tiempo permanezcan los dulces en la casa, menos probable será que los coma.

Y, sobre todo, nunca se ofrezca como voluntario para ser el padre que presta su garaje a la tropa de Girl Scouts para el almacenamiento de galletas. Nadie necesita un garaje literal de tentación.

La Dra. Sandra Hassink ha estado estudiando la obesidad infantil durante más de 30 años. Y lo más importante que aprendió y que se aplica tanto a niños como a adultos es esto: "Toda la fuerza de voluntad del mundo", dice, "no puede superar un entorno obesogénico".

En otras palabras, para perder peso y no recuperarlo, tienes que ajustar tu mundo para que no te tiente constantemente. En lugar de ponerte a dieta, pon tu entorno en una.

"No puedes tomar buenas decisiones de salud si tu entorno siempre está trabajando en tu contra, porque entonces tienes que estar alerta las 24 horas, los 7 días de la semana", dijo Hassink, fundador de la Clínica de Control de Peso Nemours en Wilmington, Delaware. & ldquoTe cansas. Surgen cosas. Es difícil hacerlo sin crear un entorno saludable en primer lugar.

Con la ayuda de Hassink y otros expertos en control de peso, deje que & rsquos comience a proteger su mundo de la grasa.

MANTÉNGASE EN EL CONOCIMIENTO: Póngase al día con lo que está sucediendo en Houston. Desde deportes hasta noticias y entretenimiento, consulte los boletines que ofrecemos.


13 cambios simples que conducen a una gran pérdida de peso

Como la pelusa en un suéter negro, los alimentos y bocadillos no saludables pueden acumularse en su hogar sin que usted se dé cuenta.

Pastel de la venta de pasteles de la iglesia, palomitas de caramelo de los Boy Scouts, un rollo de kraut de cerdo de mamá. Y antes de que te des cuenta, te lo estás metiendo en la boca. Empiece la semana laboral de nuevo tomándose unos minutos para deshacerse de la basura de su cocina y sacar los stroopwafels de la aerolínea de su maletín.

& # 8220Es & # 8217 sorprendente la cantidad de comida que puede entrar, & # 8221 Hassink dijo. Si no tienes el corazón para tirar el plato estrella de mamá, simplemente divídelo en porciones más pequeñas para congelar y recalentar más tarde. Y no compre bolsas para perros en los restaurantes, a menos que sean realmente para su perro. Matt Rourke Mostrar más Mostrar menos

2 de 20 2. Reduzca sus redes sociales & # 8220feed. & # 8221

Facebook también podría estar llenándote insidiosamente. Si ciertos amigos y familiares comparten constantemente videos de comida y recetas deliciosas, sus publicaciones podrían estar engordando su espacio.

& # 8220¿Cuánto tiempo pasas en esas publicaciones? Fíjate si tienes hambre con solo mirarlos, & # 8221 Hassink dijo.

Si es así, escóndase, posponga o deje de seguir a los peores infractores. Del mismo modo, intercambie todas esas cervecerías artesanales y lugares de barbacoa que sigue por sitios que brinden un refuerzo positivo, como cuentas de alimentación saludable.

4 de 20 3. Modifique su lista de compras.

Una creencia común es que comer sano cuesta mucho. No es cierto, dice el Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Las investigaciones muestran que las dietas más saludables y # 8212 ricas en frutas, verduras, pescado y nueces # 8212 cuestan solo $ 1.56 más por día (eso & # 8217s $ 10.92 por semana) que las dietas menos saludables # 8212 alimentos procesados ​​y carnes, refinados granos.

De hecho, abastecer su mundo con opciones nutritivas no tiene por qué costar nada más. Cambie los 10 dólares que está gastando actualmente en embutidos, pan y papas fritas por una libra de fresas frescas ($ 3.99), un aguacate ($ 1.50), una bolsa de lechuga romana ($ 2.60) y dos envases individuales de yogur griego ($ 1 cada).

Drewnowski llama a esto una & # 8220 intervención económica & # 8221, un gasto consciente de $ 1,56 al día en alimentos saludables en lugar de engordar y llenos de carbohidratos que dará sus frutos con una pérdida de peso gradual. Mostrar más Mostrar menos

4. Declare la guerra a una comida chatarra cada mes.

5. Cuando viaje, reserve una habitación en una parte de la ciudad amigable para los peatones.

Ya sea que esté de viaje por negocios o vacaciones, podrá hacer más ejercicio y quemará más calorías si omite el alquiler del automóvil y se hospeda en un hotel o Airbnb en el centro de la ciudad, donde puede caminar con seguridad a todas partes.

6. Llame a la mesa de ayuda del hotel.

7. ¿Alquilar un coche? Vaya compacto.

8. Nunca deje que su frigorífico se vacíe.

9. Cambie su viaje diario.

Si a menudo sucumbe a la tentación y se detiene para, por ejemplo, un Grande Caffè Mocha en Starbucks de camino al trabajo, considere cambiar su ruta. Esa bebida, incluso cuando se hace con leche al 2%, tiene 360 ​​calorías, 15 gramos de grasa, 44 gramos de carbohidratos y 35 gramos de azúcar.

Agregue un muffin de arándanos y habrá convertido el desayuno en una bomba intestinal. Mantener su kriptonita fuera de la vista hará que sea menos conveniente detenerse y disfrutar allí.

Yi-Chin Lee, fotógrafo de Houston Chronicle / Staff Mostrar más Mostrar menos

10. Asegúrese de estar seguro en este momento peligroso.

Específicamente, la hora o dos después de que termine el trabajo y antes de que comience la cena es un punto débil para muchos, dijo Simon. Asegúrese de no estar cerca de una hora feliz con aperitivos gratis o un puesto de helados con un servicio de autoservicio durante estos horarios. Guarde su barra de proteína favorita en su automóvil o bolso en caso de emergencia.

11. Controle usted mismo los padres.

12. Busque un restaurante & # 8220safety & # 8221.

13. Maneja el alijo de dulces.

Para evitar robar canastas de Pascua o golosinas de Halloween, compre dulces solo un día antes de las vacaciones. Compre solo la cantidad necesaria y luego elimine inmediatamente las sobras. Cuanto menos tiempo permanezcan los dulces en la casa, menos probable será que los coma.

Y, sobre todo, nunca se ofrezca como voluntario para ser el padre que presta su garaje a la tropa de Girl Scouts para el almacenamiento de galletas. Nadie necesita un garaje literal de tentación.

La Dra. Sandra Hassink ha estado estudiando la obesidad infantil durante más de 30 años. Y lo más importante que aprendió y que se aplica tanto a niños como a adultos es esto: "Toda la fuerza de voluntad del mundo", dice, "no puede superar un entorno obesogénico".

En otras palabras, para perder peso y no recuperarlo, tienes que ajustar tu mundo para que no te tiente constantemente. En lugar de ponerte a dieta, pon tu entorno en una.

"Usted no puede tomar buenas decisiones de salud si su entorno siempre está trabajando en su contra, porque entonces tiene que estar alerta las 24 horas, los 7 días de la semana", dijo Hassink, fundador de la Clínica de Manejo de Peso Nemours en Wilmington, Delaware. & ldquoTe cansas. Surgen cosas. Es difícil hacerlo sin crear un entorno saludable en primer lugar.

Con la ayuda de Hassink y otros expertos en control de peso, deje que & rsquos comience a proteger su mundo de la grasa.

MANTÉNGASE EN EL CONOCIMIENTO: Póngase al día con lo que está sucediendo en Houston. Desde deportes hasta noticias y entretenimiento, consulte los boletines que ofrecemos.


13 cambios simples que conducen a una gran pérdida de peso

Como la pelusa en un suéter negro, los alimentos y bocadillos no saludables pueden acumularse en su hogar sin que usted se dé cuenta.

Pastel de la venta de pasteles de la iglesia, palomitas de maíz con caramelo de los Boy Scouts, un rollo de kraut de cerdo de mamá. Y antes de que te des cuenta, te lo estás metiendo en la boca. Empiece la semana laboral de nuevo tomándose unos minutos para deshacerse de la basura de su cocina y sacar las ondas de aire de su maletín.

& # 8220Es & # 8217 sorprendente la cantidad de comida que puede entrar, & # 8221 Hassink dijo. Si no tienes el corazón para tirar el plato estrella de mamá, simplemente divídelo en porciones más pequeñas para congelar y recalentar más tarde. Y no compre bolsas para perros en los restaurantes, a menos que sean realmente para su perro. Matt Rourke Mostrar más Mostrar menos

2 de 20 2. Reduzca sus redes sociales & # 8220feed. & # 8221

Facebook también podría estar llenándote insidiosamente. Si ciertos amigos y familiares comparten constantemente videos de comida y recetas deliciosas, sus publicaciones podrían estar engordando su espacio.

& # 8220¿Cuánto tiempo pasas en esas publicaciones? Fíjate si tienes hambre con solo mirarlos, & # 8221 Hassink dijo.

Si es así, escóndase, posponga o deje de seguir a los peores infractores. Del mismo modo, intercambie todas esas cervecerías artesanales y lugares de barbacoa que sigue por sitios que brinden un refuerzo positivo, como cuentas de alimentación saludable.

4 de 20 3. Modifique su lista de compras.

Una creencia común es que comer sano cuesta mucho. No es cierto, dice el Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Las investigaciones muestran que las dietas más saludables & # 8212 ricas en frutas, verduras, pescado y nueces & # 8212 cuestan sólo $ 1,56 más por día (eso & # 8217s $ 10,92 por semana) que las dietas menos saludables & # 8212 alimentos procesados ​​y carnes, refinados granos.

De hecho, abastecer su mundo con opciones nutritivas no tiene por qué costar nada más. Cambie los 10 dólares que está gastando actualmente en embutidos, pan y papas fritas por una libra de fresas frescas ($ 3.99), un aguacate ($ 1.50), una bolsa de lechuga romana ($ 2.60) y dos envases individuales de yogur griego ($ 1 cada).

Drewnowski llama a esto una & # 8220 intervención económica & # 8221, un gasto consciente de $ 1,56 al día en alimentos saludables en lugar de engordar y llenos de carbohidratos que dará sus frutos con una pérdida de peso gradual. Mostrar más Mostrar menos

4. Declare la guerra a una comida chatarra cada mes.

5. Cuando viaje, reserve una habitación en una parte de la ciudad amigable para los peatones.

Ya sea que esté de viaje por negocios o vacaciones, podrá hacer más ejercicio y quemará más calorías si omite el alquiler del automóvil y se queda en un hotel o Airbnb en el centro de la ciudad, donde puede caminar con seguridad a todas partes.

6. Llame a la mesa de ayuda del hotel.

7. ¿Alquilar un coche? Vaya compacto.

8. Nunca deje que su frigorífico se vacíe.

9. Cambie su viaje diario.

Si a menudo sucumbe a la tentación y se detiene para, por ejemplo, un Grande Caffè Mocha en Starbucks de camino al trabajo, considere cambiar su ruta. Esa bebida, incluso cuando se hace con leche al 2%, tiene 360 ​​calorías, 15 gramos de grasa, 44 gramos de carbohidratos y 35 gramos de azúcar.

Agregue un muffin de arándanos y habrá convertido el desayuno en una bomba intestinal. Mantener su kriptonita fuera de la vista hará que sea menos conveniente detenerse y disfrutar allí.

Yi-Chin Lee, fotógrafo de Houston Chronicle / Staff Mostrar más Mostrar menos

10. Asegúrese de estar seguro en este momento peligroso.

Específicamente, la hora o dos después de que termine el trabajo y antes de que comience la cena es un punto débil para muchos, dijo Simon. Asegúrese de no estar cerca de una hora feliz con aperitivos gratis o un puesto de helados con un servicio de autoservicio durante estos horarios. Guarde su barra de proteína favorita en su automóvil o bolso en caso de emergencia.

11. Controle usted mismo los padres.

12. Busque un restaurante & # 8220safety & # 8221.

13. Maneja el alijo de dulces.

Para evitar robar canastas de Pascua o golosinas de Halloween, compre dulces solo un día antes de las vacaciones. Compre solo la cantidad necesaria y luego elimine inmediatamente las sobras. Cuanto menos tiempo permanezcan los dulces en la casa, menos probable será que los coma.

Y, sobre todo, nunca se ofrezca como voluntario para ser el padre que presta su garaje a la tropa de Girl Scouts para el almacenamiento de galletas. Nadie necesita un garaje literal de tentación.

La Dra. Sandra Hassink ha estado estudiando la obesidad infantil durante más de 30 años. Y lo más importante que aprendió y que se aplica tanto a niños como a adultos es esto: "Toda la fuerza de voluntad del mundo", dice, "no puede superar un entorno obesogénico".

En otras palabras, para perder peso y no recuperarlo, tienes que ajustar tu mundo para que no te tiente constantemente. En lugar de ponerte a dieta, pon tu entorno en una.

"Usted no puede tomar buenas decisiones de salud si su entorno siempre está trabajando en su contra, porque entonces tiene que estar alerta las 24 horas, los 7 días de la semana", dijo Hassink, fundador de la Clínica de Manejo de Peso Nemours en Wilmington, Delaware. & ldquoTe cansas. Surgen cosas. Es difícil hacerlo sin crear un ambiente saludable en primer lugar.

Con la ayuda de Hassink y otros expertos en control de peso, deje que & rsquos comience a proteger su mundo de la grasa.

MANTÉNGASE EN EL CONOCIMIENTO: Póngase al día con lo que está sucediendo en Houston. Desde deportes hasta noticias y entretenimiento, consulte los boletines que ofrecemos.


13 cambios simples que conducen a una gran pérdida de peso

Como la pelusa en un suéter negro, los alimentos y bocadillos no saludables pueden acumularse en su hogar sin que usted se dé cuenta.

Pastel de la venta de pasteles de la iglesia, palomitas de maíz con caramelo de los Boy Scouts, un rollo de kraut de cerdo de mamá. Y antes de que te des cuenta, te lo estás metiendo en la boca. Empiece la semana laboral de nuevo tomándose unos minutos para deshacerse de la basura de su cocina y sacar los stroopwafels de la aerolínea de su maletín.

& # 8220Es & # 8217 sorprendente la cantidad de comida que puede entrar, & # 8221 Hassink dijo. Si no tienes el corazón para tirar el plato estrella de mamá, simplemente divídelo en porciones más pequeñas para congelar y recalentar más tarde. Y no compre bolsas para perros en los restaurantes, a menos que sean realmente para su perro. Matt Rourke Mostrar más Mostrar menos

2 de 20 2. Reduzca sus redes sociales & # 8220feed. & # 8221

Facebook también podría estar llenándote insidiosamente. Si ciertos amigos y familiares comparten constantemente videos de comida y recetas deliciosas, sus publicaciones podrían estar engordando su espacio.

& # 8220¿Cuánto tiempo pasas en esas publicaciones? Fíjate si tienes hambre con solo mirarlos, & # 8221 Hassink dijo.

Si es así, escóndete, posponga o deje de seguir a los peores infractores. Del mismo modo, intercambie todas esas cervecerías artesanales y lugares de barbacoa que sigue por sitios que brinden un refuerzo positivo, como cuentas de alimentación saludable.

4 de 20 3. Modifique su lista de compras.

Una creencia común es que comer sano cuesta mucho. No es cierto, dice el Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Las investigaciones muestran que las dietas más saludables y # 8212 ricas en frutas, verduras, pescado y nueces # 8212 cuestan solo $ 1.56 más por día (eso & # 8217s $ 10.92 por semana) que las dietas menos saludables # 8212 alimentos procesados ​​y carnes, refinados granos.

De hecho, abastecer su mundo con opciones nutritivas no tiene por qué costar nada más. Cambie los 10 dólares que está gastando actualmente en embutidos, pan y papas fritas por una libra de fresas frescas ($ 3.99), un aguacate ($ 1.50), una bolsa de lechuga romana ($ 2.60) y dos envases individuales de yogur griego ($ 1 cada).

Drewnowski llama a esto una & # 8220 intervención económica & # 8221, un gasto consciente de $ 1,56 al día en alimentos saludables en lugar de engordar y llenos de carbohidratos que dará sus frutos con una pérdida de peso gradual. Mostrar más Mostrar menos

4. Declare la guerra a una comida chatarra cada mes.

5. Cuando viaje, reserve una habitación en una parte de la ciudad amigable para los peatones.

Ya sea que esté de viaje por negocios o vacaciones, podrá hacer más ejercicio y quemará más calorías si omite el alquiler del automóvil y se queda en un hotel o Airbnb en el centro de la ciudad, donde puede caminar con seguridad a todas partes.

6. Llame a la mesa de ayuda del hotel.

7. ¿Alquilar un coche? Vaya compacto.

8. Nunca deje que su frigorífico se vacíe.

9. Cambie su viaje diario.

Si a menudo sucumbe a la tentación y se detiene para, por ejemplo, un Grande Caffè Mocha en Starbucks de camino al trabajo, considere cambiar su ruta. Esa bebida, incluso cuando está hecha con leche al 2%, tiene 360 ​​calorías, 15 gramos de grasa, 44 gramos de carbohidratos y 35 gramos de azúcar.

Agregue un muffin de arándanos y habrá convertido el desayuno en una bomba intestinal. Mantener su kriptonita fuera de la vista hará que sea menos conveniente detenerse y disfrutar allí.

Yi-Chin Lee, fotógrafo de Houston Chronicle / Staff Mostrar más Mostrar menos

10. Asegúrese de estar seguro en este momento peligroso.

Específicamente, la hora o dos después de que termine el trabajo y antes de que comience la cena es un punto débil para muchos, dijo Simon. Asegúrese de que no está cerca de una hora feliz con aperitivos gratis o un puesto de helados con un drive-thru durante estos horarios. Guarde su barra de proteína favorita en su automóvil o bolso en caso de emergencia.

11. Controle usted mismo los padres.

12. Busque un restaurante & # 8220safety & # 8221.

13. Maneja el alijo de dulces.

Para evitar robar canastas de Pascua o golosinas de Halloween, compre dulces solo un día antes de las vacaciones. Compre solo la cantidad necesaria y luego elimine inmediatamente las sobras. Cuanto menos tiempo permanezcan los dulces en la casa, menos probable será que los coma.

Y, sobre todo, nunca se ofrezca como voluntario para ser el padre que presta su garaje a la tropa de Girl Scouts para el almacenamiento de galletas. Nadie necesita un garaje literal de tentación.

La Dra. Sandra Hassink ha estado estudiando la obesidad infantil durante más de 30 años. Y lo más importante que aprendió y que se aplica tanto a niños como a adultos es esto: "Toda la fuerza de voluntad del mundo", dice, "no puede superar un entorno obesogénico".

En otras palabras, para perder peso y no recuperarlo, tienes que ajustar tu mundo para que no te tiente constantemente. En lugar de ponerte a dieta, pon tu entorno en una.

"Usted no puede tomar buenas decisiones de salud si su entorno siempre está trabajando en su contra, porque entonces tiene que estar alerta las 24 horas, los 7 días de la semana", dijo Hassink, fundador de la Clínica de Manejo de Peso Nemours en Wilmington, Delaware. & ldquoTe cansas. Surgen cosas. Es difícil hacerlo sin crear un ambiente saludable en primer lugar.

Con la ayuda de Hassink y otros expertos en control de peso, deje que & rsquos comience a proteger su mundo de la grasa.

MANTÉNGASE EN EL CONOCIMIENTO: Póngase al día con lo que está sucediendo en Houston. Desde deportes hasta noticias y entretenimiento, consulte los boletines que ofrecemos.


13 cambios simples que conducen a una gran pérdida de peso

Como la pelusa en un suéter negro, los alimentos y bocadillos no saludables pueden acumularse en su hogar sin que usted se dé cuenta.

Pastel de la venta de pasteles de la iglesia, palomitas de caramelo de los Boy Scouts, un rollo de kraut de cerdo de mamá. Y antes de que te des cuenta, te lo estás metiendo en la boca. Empiece la semana laboral de nuevo tomándose unos minutos para deshacerse de la basura de su cocina y sacar las ondas de aire de su maletín.

& # 8220Es & # 8217 sorprendente la cantidad de comida que puede entrar, & # 8221 Hassink dijo. Si no tienes el corazón para tirar el plato estrella de mamá, simplemente divídelo en porciones más pequeñas para congelar y recalentar más tarde. Y no compre bolsas para perros en los restaurantes, a menos que sean realmente para su perro. Matt Rourke Mostrar más Mostrar menos

2 de 20 2. Reduzca sus redes sociales & # 8220feed. & # 8221

Facebook también podría estar llenándote insidiosamente. Si ciertos amigos y familiares comparten constantemente videos de comida y recetas deliciosas, sus publicaciones podrían estar engordando su espacio.

& # 8220¿Cuánto tiempo pasas en esas publicaciones? Fíjate si tienes hambre con solo mirarlos, & # 8221 Hassink dijo.

Si es así, escóndase, posponga o deje de seguir a los peores infractores. Del mismo modo, intercambie todas esas cervecerías artesanales y lugares de barbacoa que sigue por sitios que brinden un refuerzo positivo, como cuentas de alimentación saludable.

4 de 20 3. Modifique su lista de compras.

Una creencia común es que comer sano cuesta mucho. No es cierto, dice el Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Las investigaciones muestran que las dietas más saludables & # 8212 ricas en frutas, verduras, pescado y nueces & # 8212 cuestan sólo $ 1,56 más por día (eso & # 8217s $ 10,92 por semana) que las dietas menos saludables & # 8212 alimentos procesados ​​y carnes, refinados granos.

De hecho, abastecer su mundo con opciones nutritivas no tiene por qué costar nada más. Cambie los 10 dólares que está gastando actualmente en embutidos, pan y papas fritas por una libra de fresas frescas ($ 3.99), un aguacate ($ 1.50), una bolsa de lechuga romana ($ 2.60) y dos envases individuales de yogur griego ($ 1 cada).

Drewnowski llama a esto una & # 8220 intervención económica & # 8221, un gasto consciente de $ 1,56 al día en alimentos saludables en lugar de engordar y llenos de carbohidratos que dará sus frutos con una pérdida de peso gradual. Mostrar más Mostrar menos

4. Declare la guerra a una comida chatarra cada mes.

5. Cuando viaje, reserve una habitación en una parte de la ciudad amigable para los peatones.

Ya sea que esté de viaje por negocios o vacaciones, podrá hacer más ejercicio y quemará más calorías si omite el alquiler del automóvil y se queda en un hotel o Airbnb en el centro de la ciudad, donde puede caminar con seguridad a todas partes.

6. Llame a la mesa de ayuda del hotel.

7. ¿Alquilar un coche? Vaya compacto.

8. Nunca deje que su frigorífico se vacíe.

9. Cambie su viaje diario.

Si a menudo sucumbe a la tentación y se detiene para, por ejemplo, un Grande Caffè Mocha en Starbucks de camino al trabajo, considere cambiar su ruta. Esa bebida, incluso cuando está hecha con leche al 2%, tiene 360 ​​calorías, 15 gramos de grasa, 44 gramos de carbohidratos y 35 gramos de azúcar.

Agregue un muffin de arándanos y habrá convertido el desayuno en una bomba intestinal. Mantener su kriptonita fuera de la vista hará que sea menos conveniente detenerse y disfrutar allí.

Yi-Chin Lee, fotógrafo de Houston Chronicle / Staff Mostrar más Mostrar menos

10. Asegúrese de estar seguro en este momento peligroso.

Específicamente, la hora o dos después de que termine el trabajo y antes de que comience la cena es un punto débil para muchos, dijo Simon. Asegúrese de que no está cerca de una hora feliz con aperitivos gratis o un puesto de helados con un drive-thru durante estos horarios. Guarde su barra de proteína favorita en su automóvil o bolso en caso de emergencia.

11. Controle usted mismo los padres.

12. Busque un restaurante & # 8220safety & # 8221.

13. Maneja el alijo de dulces.

Para evitar robar canastas de Pascua o golosinas de Halloween, compre dulces solo un día antes de las vacaciones. Compre solo la cantidad necesaria y luego elimine inmediatamente las sobras. Cuanto menos tiempo permanezcan los dulces en la casa, menos probable será que los coma.

Y, sobre todo, nunca se ofrezca como voluntario para ser el padre que presta su garaje a la tropa de Girl Scouts para el almacenamiento de galletas. Nadie necesita un garaje literal de tentación.

La Dra. Sandra Hassink ha estado estudiando la obesidad infantil durante más de 30 años. Y lo más importante que aprendió y que se aplica tanto a niños como a adultos es esto: "Toda la fuerza de voluntad del mundo", dice, "no puede superar un entorno obesogénico".

En otras palabras, para perder peso y no recuperarlo, tienes que ajustar tu mundo para que no te tiente constantemente. En lugar de ponerte a dieta, pon tu entorno en una.

"Usted no puede tomar buenas decisiones de salud si su entorno siempre está trabajando en su contra, porque entonces tiene que estar alerta las 24 horas, los 7 días de la semana", dijo Hassink, fundador de la Clínica de Manejo de Peso Nemours en Wilmington, Delaware. & ldquoTe cansas. Surgen cosas. Es difícil hacerlo sin crear un entorno saludable en primer lugar.

Con la ayuda de Hassink y otros expertos en control de peso, deje que & rsquos comience a proteger su mundo de la grasa.

MANTÉNGASE INFORMADO: Póngase al día con lo que sucede en Houston. Desde deportes hasta noticias y entretenimiento, consulte los boletines que ofrecemos.


13 cambios simples que conducen a una gran pérdida de peso

Como la pelusa en un suéter negro, los alimentos y bocadillos no saludables pueden acumularse en su hogar sin que usted se dé cuenta.

Pastel de la venta de pasteles de la iglesia, palomitas de caramelo de los Boy Scouts, un rollo de kraut de cerdo de mamá. Y antes de que te des cuenta, te lo estás metiendo en la boca. Empiece la semana laboral de nuevo tomándose unos minutos para deshacerse de la basura de su cocina y sacar las ondas de aire de su maletín.

& # 8220Es & # 8217 sorprendente la cantidad de comida que puede entrar, & # 8221 Hassink dijo. Si no tienes el corazón para tirar el plato estrella de mamá, simplemente divídelo en porciones más pequeñas para congelar y recalentar más tarde. Y no compre bolsas para perros en los restaurantes, a menos que sean realmente para su perro. Matt Rourke Mostrar más Mostrar menos

2 de 20 2. Reduzca sus redes sociales & # 8220feed. & # 8221

Facebook también podría estar llenándote insidiosamente. Si ciertos amigos y familiares comparten constantemente videos de comida y recetas deliciosas, sus publicaciones podrían estar engordando su espacio.

& # 8220¿Cuánto tiempo pasas en esas publicaciones? Fíjate si tienes hambre con solo mirarlos, & # 8221 Hassink dijo.

Si es así, escóndase, posponga o deje de seguir a los peores infractores. Del mismo modo, intercambie todas esas cervecerías artesanales y lugares de barbacoa que sigue por sitios que brinden un refuerzo positivo, como cuentas de alimentación saludable.

4 de 20 3. Modifique su lista de compras.

Una creencia común es que comer sano cuesta mucho. No es cierto, dice el Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Las investigaciones muestran que las dietas más saludables & # 8212 ricas en frutas, verduras, pescado y frutos secos & # 8212 cuestan sólo $ 1,56 más por día (eso & # 8217s $ 10,92 por semana) que las dietas menos saludables & # 8212 alimentos procesados ​​y carnes, refinados granos.

De hecho, abastecer su mundo con opciones nutritivas no tiene por qué costar nada más. Cambie los 10 dólares que está gastando actualmente en embutidos, pan y papas fritas por una libra de fresas frescas ($ 3.99), un aguacate ($ 1.50), una bolsa de lechuga romana ($ 2.60) y dos envases individuales de yogur griego ($ 1 cada).

Drewnowski calls this an “economic intervention,” a conscious spending of $1.56 a day on healthy foods instead of fattening, carb-filled ones that will pay off with gradual weight loss. Show More Show Less

4. Declare war on one junk food each month.

5. When traveling, book a room in a pedestrian-friendly part of town.

Whether you’re on the road for business or vacation, you’ll get more exercise and burn more calories if you skip the car rental and stay in a hotel or Airbnb in the center of town, where you can safely walk everywhere.

6. Call the hotel help desk.

7. Renting a car? Go compact.

8. Never let your fridge become empty.

9. Change your commute.

If you often succumb to temptation and stop for, say, a Grande Caffè Mocha at Starbucks on your way to work, consider changing your route. That drink, even when made with 2% milk, has 360 calories, 15 grams of fat, 44 grams of carbs and 35 grams of sugar.

Add a blueberry muffin and you’ve just turned breakfast into a gut bomb. Keeping your kryptonite out of sight will make it less convenient to pull in and indulge there.

Yi-Chin Lee, Houston Chronicle / Staff photographer Show More Show Less

10. Make sure you’re safe at this dangerous time.

Specifically, the hour or two after work ends and before dinner begins is a weak spot for many, said Simon. Make sure you’re nowhere near a happy hour with free appetizers or an ice cream stand with a drive-thru during these times. Stash your favorite protein bar in your car or purse in case of emergency.

11. Parental-control yourself.

12. Find a “safety” restaurant.

13. Manage the candy stash.

To keep from filching Easter baskets or Halloween treats, buy candy just one day before the holiday. Buy only as much as needed, and then immediately get rid of leftovers. The less time sweets linger in the house, the less likely you’ll be to eat them.

And above all, never volunteer to be the parent who loans their garage to the Girl Scout troop for cookie storage. No one needs a literal garage of temptation.

Dr. Sandra Hassink has been studying childhood obesity for more than 30 years. And the most important thing she&rsquos learned &mdash applicable to kids and grown-ups alike &mdash is this: &ldquoAll the willpower in the world,&rdquo she says, &ldquocan&rsquot overcome an obesogenic environment."

In other words, to lose weight and keep it off, you have to adjust your world so it&rsquos not constantly tempting you. Instead of putting yourself on a diet, put your environment on one.

&ldquoYou can&rsquot make good health decisions if your environment is always working against you, because then you have to be on alert 24-7,&rdquo said Hassink, founder of the Nemours Weight Management Clinic in Wilmington, Delaware. &ldquoYou get tired. Things come up. It&rsquos hard to without creating a healthy environment in the first place.&rdquo

With the help of Hassink and other weight management experts, let&rsquos start fat-proofing your world.

STAY IN THE KNOW: Get caught up on what's going on around Houston. From sports to news and entertainment, check out the newsletters we're offering.


13 simple changes that lead to huge weight loss

Like lint on a black sweater, unhealthy foods and snacks can accumulate in your home without you realizing it.

Pie from the church bake sale, caramel popcorn from the Boy Scouts, a pork-kraut roll from Mom. And before you know it, you’re shoveling it into your mouth. Start the workweek fresh by taking a few minutes to rid your kitchen of crap and shake the airline stroopwafels out of your briefcase.

“It’s amazing how much food can creep in,” Hassink said. If you don’t have the heart to toss Mom’s signature dish, just divide it into smaller portions to freeze and reheat later. And don’t get doggie bags at restaurants anymore — unless they’re actually for your dog. Matt Rourke Show More Show Less

2 of 20 2. Trim down your social media “feed.”

Facebook could also be insidiously filling you out. If certain friends and family members are constantly sharing food videos and decadent recipes, their posts could be fattening up your space.

“How much time are you spending on those posts? Take notice if you find yourself getting hungry just looking at them,” Hassink said.

If you are, then hide, snooze or unfollow the worst offenders. Likewise, trade all those craft breweries and barbecue joints you follow for sites that deliver positive reinforcement, like healthy eating accounts.

4 of 20 3. Tweak your grocery list.

A common belief is that eating healthy costs a lot. Not true, says Dr. Adam Drewnowski, director of the University of Washington Center for Public Health Nutrition.

Research shows that the healthiest diets — ones rich in fruits, vegetables, fish and nuts — cost only $1.56 more per day (that’s $10.92 per week) than the least healthy diets — processed foods and meats, refined grains.

In fact, stocking your world with nutritious choices needn’t cost anything extra. Swap the 10 bucks you’re currently dropping on cold cuts, bread and chips for a pound of fresh strawberries ($3.99), an avocado ($1.50), a bag of romaine ($2.60) and two single-serving containers of Greek yogurt ($1 each).

Drewnowski calls this an “economic intervention,” a conscious spending of $1.56 a day on healthy foods instead of fattening, carb-filled ones that will pay off with gradual weight loss. Show More Show Less

4. Declare war on one junk food each month.

5. When traveling, book a room in a pedestrian-friendly part of town.

Whether you’re on the road for business or vacation, you’ll get more exercise and burn more calories if you skip the car rental and stay in a hotel or Airbnb in the center of town, where you can safely walk everywhere.

6. Call the hotel help desk.

7. Renting a car? Go compact.

8. Never let your fridge become empty.

9. Change your commute.

If you often succumb to temptation and stop for, say, a Grande Caffè Mocha at Starbucks on your way to work, consider changing your route. That drink, even when made with 2% milk, has 360 calories, 15 grams of fat, 44 grams of carbs and 35 grams of sugar.

Add a blueberry muffin and you’ve just turned breakfast into a gut bomb. Keeping your kryptonite out of sight will make it less convenient to pull in and indulge there.

Yi-Chin Lee, Houston Chronicle / Staff photographer Show More Show Less

10. Make sure you’re safe at this dangerous time.

Specifically, the hour or two after work ends and before dinner begins is a weak spot for many, said Simon. Make sure you’re nowhere near a happy hour with free appetizers or an ice cream stand with a drive-thru during these times. Stash your favorite protein bar in your car or purse in case of emergency.

11. Parental-control yourself.

12. Find a “safety” restaurant.

13. Manage the candy stash.

To keep from filching Easter baskets or Halloween treats, buy candy just one day before the holiday. Buy only as much as needed, and then immediately get rid of leftovers. The less time sweets linger in the house, the less likely you’ll be to eat them.

And above all, never volunteer to be the parent who loans their garage to the Girl Scout troop for cookie storage. No one needs a literal garage of temptation.

Dr. Sandra Hassink has been studying childhood obesity for more than 30 years. And the most important thing she&rsquos learned &mdash applicable to kids and grown-ups alike &mdash is this: &ldquoAll the willpower in the world,&rdquo she says, &ldquocan&rsquot overcome an obesogenic environment."

In other words, to lose weight and keep it off, you have to adjust your world so it&rsquos not constantly tempting you. Instead of putting yourself on a diet, put your environment on one.

&ldquoYou can&rsquot make good health decisions if your environment is always working against you, because then you have to be on alert 24-7,&rdquo said Hassink, founder of the Nemours Weight Management Clinic in Wilmington, Delaware. &ldquoYou get tired. Things come up. It&rsquos hard to without creating a healthy environment in the first place.&rdquo

With the help of Hassink and other weight management experts, let&rsquos start fat-proofing your world.

STAY IN THE KNOW: Get caught up on what's going on around Houston. From sports to news and entertainment, check out the newsletters we're offering.


13 simple changes that lead to huge weight loss

Like lint on a black sweater, unhealthy foods and snacks can accumulate in your home without you realizing it.

Pie from the church bake sale, caramel popcorn from the Boy Scouts, a pork-kraut roll from Mom. And before you know it, you’re shoveling it into your mouth. Start the workweek fresh by taking a few minutes to rid your kitchen of crap and shake the airline stroopwafels out of your briefcase.

“It’s amazing how much food can creep in,” Hassink said. If you don’t have the heart to toss Mom’s signature dish, just divide it into smaller portions to freeze and reheat later. And don’t get doggie bags at restaurants anymore — unless they’re actually for your dog. Matt Rourke Show More Show Less

2 of 20 2. Trim down your social media “feed.”

Facebook could also be insidiously filling you out. If certain friends and family members are constantly sharing food videos and decadent recipes, their posts could be fattening up your space.

“How much time are you spending on those posts? Take notice if you find yourself getting hungry just looking at them,” Hassink said.

If you are, then hide, snooze or unfollow the worst offenders. Likewise, trade all those craft breweries and barbecue joints you follow for sites that deliver positive reinforcement, like healthy eating accounts.

4 of 20 3. Tweak your grocery list.

A common belief is that eating healthy costs a lot. Not true, says Dr. Adam Drewnowski, director of the University of Washington Center for Public Health Nutrition.

Research shows that the healthiest diets — ones rich in fruits, vegetables, fish and nuts — cost only $1.56 more per day (that’s $10.92 per week) than the least healthy diets — processed foods and meats, refined grains.

In fact, stocking your world with nutritious choices needn’t cost anything extra. Swap the 10 bucks you’re currently dropping on cold cuts, bread and chips for a pound of fresh strawberries ($3.99), an avocado ($1.50), a bag of romaine ($2.60) and two single-serving containers of Greek yogurt ($1 each).

Drewnowski calls this an “economic intervention,” a conscious spending of $1.56 a day on healthy foods instead of fattening, carb-filled ones that will pay off with gradual weight loss. Show More Show Less

4. Declare war on one junk food each month.

5. When traveling, book a room in a pedestrian-friendly part of town.

Whether you’re on the road for business or vacation, you’ll get more exercise and burn more calories if you skip the car rental and stay in a hotel or Airbnb in the center of town, where you can safely walk everywhere.

6. Call the hotel help desk.

7. Renting a car? Go compact.

8. Never let your fridge become empty.

9. Change your commute.

If you often succumb to temptation and stop for, say, a Grande Caffè Mocha at Starbucks on your way to work, consider changing your route. That drink, even when made with 2% milk, has 360 calories, 15 grams of fat, 44 grams of carbs and 35 grams of sugar.

Add a blueberry muffin and you’ve just turned breakfast into a gut bomb. Keeping your kryptonite out of sight will make it less convenient to pull in and indulge there.

Yi-Chin Lee, Houston Chronicle / Staff photographer Show More Show Less

10. Make sure you’re safe at this dangerous time.

Specifically, the hour or two after work ends and before dinner begins is a weak spot for many, said Simon. Make sure you’re nowhere near a happy hour with free appetizers or an ice cream stand with a drive-thru during these times. Stash your favorite protein bar in your car or purse in case of emergency.

11. Parental-control yourself.

12. Find a “safety” restaurant.

13. Manage the candy stash.

To keep from filching Easter baskets or Halloween treats, buy candy just one day before the holiday. Buy only as much as needed, and then immediately get rid of leftovers. The less time sweets linger in the house, the less likely you’ll be to eat them.

And above all, never volunteer to be the parent who loans their garage to the Girl Scout troop for cookie storage. No one needs a literal garage of temptation.

Dr. Sandra Hassink has been studying childhood obesity for more than 30 years. And the most important thing she&rsquos learned &mdash applicable to kids and grown-ups alike &mdash is this: &ldquoAll the willpower in the world,&rdquo she says, &ldquocan&rsquot overcome an obesogenic environment."

In other words, to lose weight and keep it off, you have to adjust your world so it&rsquos not constantly tempting you. Instead of putting yourself on a diet, put your environment on one.

&ldquoYou can&rsquot make good health decisions if your environment is always working against you, because then you have to be on alert 24-7,&rdquo said Hassink, founder of the Nemours Weight Management Clinic in Wilmington, Delaware. &ldquoYou get tired. Things come up. It&rsquos hard to without creating a healthy environment in the first place.&rdquo

With the help of Hassink and other weight management experts, let&rsquos start fat-proofing your world.

STAY IN THE KNOW: Get caught up on what's going on around Houston. From sports to news and entertainment, check out the newsletters we're offering.


13 simple changes that lead to huge weight loss

Like lint on a black sweater, unhealthy foods and snacks can accumulate in your home without you realizing it.

Pie from the church bake sale, caramel popcorn from the Boy Scouts, a pork-kraut roll from Mom. And before you know it, you’re shoveling it into your mouth. Start the workweek fresh by taking a few minutes to rid your kitchen of crap and shake the airline stroopwafels out of your briefcase.

“It’s amazing how much food can creep in,” Hassink said. If you don’t have the heart to toss Mom’s signature dish, just divide it into smaller portions to freeze and reheat later. And don’t get doggie bags at restaurants anymore — unless they’re actually for your dog. Matt Rourke Show More Show Less

2 of 20 2. Trim down your social media “feed.”

Facebook could also be insidiously filling you out. If certain friends and family members are constantly sharing food videos and decadent recipes, their posts could be fattening up your space.

“How much time are you spending on those posts? Take notice if you find yourself getting hungry just looking at them,” Hassink said.

If you are, then hide, snooze or unfollow the worst offenders. Likewise, trade all those craft breweries and barbecue joints you follow for sites that deliver positive reinforcement, like healthy eating accounts.

4 of 20 3. Tweak your grocery list.

A common belief is that eating healthy costs a lot. Not true, says Dr. Adam Drewnowski, director of the University of Washington Center for Public Health Nutrition.

Research shows that the healthiest diets — ones rich in fruits, vegetables, fish and nuts — cost only $1.56 more per day (that’s $10.92 per week) than the least healthy diets — processed foods and meats, refined grains.

In fact, stocking your world with nutritious choices needn’t cost anything extra. Swap the 10 bucks you’re currently dropping on cold cuts, bread and chips for a pound of fresh strawberries ($3.99), an avocado ($1.50), a bag of romaine ($2.60) and two single-serving containers of Greek yogurt ($1 each).

Drewnowski calls this an “economic intervention,” a conscious spending of $1.56 a day on healthy foods instead of fattening, carb-filled ones that will pay off with gradual weight loss. Show More Show Less

4. Declare war on one junk food each month.

5. When traveling, book a room in a pedestrian-friendly part of town.

Whether you’re on the road for business or vacation, you’ll get more exercise and burn more calories if you skip the car rental and stay in a hotel or Airbnb in the center of town, where you can safely walk everywhere.

6. Call the hotel help desk.

7. Renting a car? Go compact.

8. Never let your fridge become empty.

9. Change your commute.

If you often succumb to temptation and stop for, say, a Grande Caffè Mocha at Starbucks on your way to work, consider changing your route. That drink, even when made with 2% milk, has 360 calories, 15 grams of fat, 44 grams of carbs and 35 grams of sugar.

Add a blueberry muffin and you’ve just turned breakfast into a gut bomb. Keeping your kryptonite out of sight will make it less convenient to pull in and indulge there.

Yi-Chin Lee, Houston Chronicle / Staff photographer Show More Show Less

10. Make sure you’re safe at this dangerous time.

Specifically, the hour or two after work ends and before dinner begins is a weak spot for many, said Simon. Make sure you’re nowhere near a happy hour with free appetizers or an ice cream stand with a drive-thru during these times. Stash your favorite protein bar in your car or purse in case of emergency.

11. Parental-control yourself.

12. Find a “safety” restaurant.

13. Manage the candy stash.

To keep from filching Easter baskets or Halloween treats, buy candy just one day before the holiday. Buy only as much as needed, and then immediately get rid of leftovers. The less time sweets linger in the house, the less likely you’ll be to eat them.

And above all, never volunteer to be the parent who loans their garage to the Girl Scout troop for cookie storage. No one needs a literal garage of temptation.

Dr. Sandra Hassink has been studying childhood obesity for more than 30 years. And the most important thing she&rsquos learned &mdash applicable to kids and grown-ups alike &mdash is this: &ldquoAll the willpower in the world,&rdquo she says, &ldquocan&rsquot overcome an obesogenic environment."

In other words, to lose weight and keep it off, you have to adjust your world so it&rsquos not constantly tempting you. Instead of putting yourself on a diet, put your environment on one.

&ldquoYou can&rsquot make good health decisions if your environment is always working against you, because then you have to be on alert 24-7,&rdquo said Hassink, founder of the Nemours Weight Management Clinic in Wilmington, Delaware. &ldquoYou get tired. Things come up. It&rsquos hard to without creating a healthy environment in the first place.&rdquo

With the help of Hassink and other weight management experts, let&rsquos start fat-proofing your world.

STAY IN THE KNOW: Get caught up on what's going on around Houston. From sports to news and entertainment, check out the newsletters we're offering.


13 simple changes that lead to huge weight loss

Like lint on a black sweater, unhealthy foods and snacks can accumulate in your home without you realizing it.

Pie from the church bake sale, caramel popcorn from the Boy Scouts, a pork-kraut roll from Mom. And before you know it, you’re shoveling it into your mouth. Start the workweek fresh by taking a few minutes to rid your kitchen of crap and shake the airline stroopwafels out of your briefcase.

“It’s amazing how much food can creep in,” Hassink said. If you don’t have the heart to toss Mom’s signature dish, just divide it into smaller portions to freeze and reheat later. And don’t get doggie bags at restaurants anymore — unless they’re actually for your dog. Matt Rourke Show More Show Less

2 of 20 2. Trim down your social media “feed.”

Facebook could also be insidiously filling you out. If certain friends and family members are constantly sharing food videos and decadent recipes, their posts could be fattening up your space.

“How much time are you spending on those posts? Take notice if you find yourself getting hungry just looking at them,” Hassink said.

If you are, then hide, snooze or unfollow the worst offenders. Likewise, trade all those craft breweries and barbecue joints you follow for sites that deliver positive reinforcement, like healthy eating accounts.

4 of 20 3. Tweak your grocery list.

A common belief is that eating healthy costs a lot. Not true, says Dr. Adam Drewnowski, director of the University of Washington Center for Public Health Nutrition.

Research shows that the healthiest diets — ones rich in fruits, vegetables, fish and nuts — cost only $1.56 more per day (that’s $10.92 per week) than the least healthy diets — processed foods and meats, refined grains.

In fact, stocking your world with nutritious choices needn’t cost anything extra. Swap the 10 bucks you’re currently dropping on cold cuts, bread and chips for a pound of fresh strawberries ($3.99), an avocado ($1.50), a bag of romaine ($2.60) and two single-serving containers of Greek yogurt ($1 each).

Drewnowski calls this an “economic intervention,” a conscious spending of $1.56 a day on healthy foods instead of fattening, carb-filled ones that will pay off with gradual weight loss. Show More Show Less

4. Declare war on one junk food each month.

5. When traveling, book a room in a pedestrian-friendly part of town.

Whether you’re on the road for business or vacation, you’ll get more exercise and burn more calories if you skip the car rental and stay in a hotel or Airbnb in the center of town, where you can safely walk everywhere.

6. Call the hotel help desk.

7. Renting a car? Go compact.

8. Never let your fridge become empty.

9. Change your commute.

If you often succumb to temptation and stop for, say, a Grande Caffè Mocha at Starbucks on your way to work, consider changing your route. That drink, even when made with 2% milk, has 360 calories, 15 grams of fat, 44 grams of carbs and 35 grams of sugar.

Add a blueberry muffin and you’ve just turned breakfast into a gut bomb. Keeping your kryptonite out of sight will make it less convenient to pull in and indulge there.

Yi-Chin Lee, Houston Chronicle / Staff photographer Show More Show Less

10. Make sure you’re safe at this dangerous time.

Specifically, the hour or two after work ends and before dinner begins is a weak spot for many, said Simon. Make sure you’re nowhere near a happy hour with free appetizers or an ice cream stand with a drive-thru during these times. Stash your favorite protein bar in your car or purse in case of emergency.

11. Parental-control yourself.

12. Find a “safety” restaurant.

13. Manage the candy stash.

To keep from filching Easter baskets or Halloween treats, buy candy just one day before the holiday. Buy only as much as needed, and then immediately get rid of leftovers. The less time sweets linger in the house, the less likely you’ll be to eat them.

And above all, never volunteer to be the parent who loans their garage to the Girl Scout troop for cookie storage. No one needs a literal garage of temptation.

Dr. Sandra Hassink has been studying childhood obesity for more than 30 years. And the most important thing she&rsquos learned &mdash applicable to kids and grown-ups alike &mdash is this: &ldquoAll the willpower in the world,&rdquo she says, &ldquocan&rsquot overcome an obesogenic environment."

In other words, to lose weight and keep it off, you have to adjust your world so it&rsquos not constantly tempting you. Instead of putting yourself on a diet, put your environment on one.

&ldquoYou can&rsquot make good health decisions if your environment is always working against you, because then you have to be on alert 24-7,&rdquo said Hassink, founder of the Nemours Weight Management Clinic in Wilmington, Delaware. &ldquoYou get tired. Things come up. It&rsquos hard to without creating a healthy environment in the first place.&rdquo

With the help of Hassink and other weight management experts, let&rsquos start fat-proofing your world.

STAY IN THE KNOW: Get caught up on what's going on around Houston. From sports to news and entertainment, check out the newsletters we're offering.


Ver el vídeo: DUMPSTER DIVING wow mira todo esto en la basura mucha comida frutas (Agosto 2022).